Simpatía por el diablo.


1- A los venezolanos en general, el asunto Trump y la realidad norteamericana les debería tener relativamente indiferentes, puesto que dentro del país ya hay suficientes problemas como para interesarse en lo que sucede en otra parte. Salvo el natural interés por las cosas que ocurren en el mundo, la gente casi siempre se enfoca en su realidad local. Pero independientemente de las relaciones petroleras que desde hace un siglo existen entre ambos países, hay dos circunstancias algo más actuales que avivan dicho interés, cuales son el que EEUU ha sido destino migratorio para decenas de miles de venezolanos que huyen del régimen chavista, y que los millones de opositores de buena voluntad que habitan en Venezuela siempre están atentos a cualquier gesto del gobierno norteamericano con relación a la dictadura que atribula a todo el terruño, incluyendo a la base chavista misma.

Por tanto, es lógico que todos se fijen en lo que pasa por allá, y es inevitable que una clara mayoría opositora se posicione favorablemente con relación a lo que hace Trump, y a lo que dice; un posicionamiento que no solo abarca a opositores de ideas sensatas o moderadas, sino a muchos partidarios de la ultraderecha venezolana –que los hay, y son bastantes-, por la simple razón de que ello les permite vivir espiritualmente esa realidad paralela que localmente les ha sido negada.

2- También es comprensible que la mayoría de compatriotas opositores mire con simpatía a este matón de barrio, cual esperanza contra nuestra dictadura, sin percatarse debidamente que el gringo es geopolíticamente tan ignorante como lo era Chávez, y al igual que el barinés, muy inepto como gobernante, soez con las mujeres, grosero con los periodistas incómodos, valiente con los vulnerables -pero cobardón cuando lo descubren en sus mentiras, para negarlas e insultar de vuelta-, y sumergido en una realidad que es solo producto de su imaginación. Esa simpatía confirma un patrón del opositor venezolano, al considerar de forma igualmente benévola al presidente de gobierno más mediocre que ha tenido España –léase Rajoy-, a los dirigentes chilenos herederos del ladronzuelo de Pinochet, o al irracionalmente radical Uribe, entre otros, en vez de admirar con más fundamento a los gobernantes escandinavos, cuyo legado social está a la vista.

3- La ineptitud trumpiana roza a la chavista, algo que se delata cuando las promesas electorales del muro aislante con México, la prohibición de entrada a EEUU de ciudadanos de varios países musulmanes, o la designación de su gabinete, junto a jueces y miles de funcionarios, se estrellan contra las leyes vigentes de ese país, contra el criterio de los jueces que las aplican, y contra las ambiciones y contradicciones de su propia gente. Incluso los nombramientos de jueces de alto nivel no han sido aprobados por sus mismos parlamentarios republicanos, en virtud de que los propuestos no cumplían son los requisitos para el cargo, a lo que hay que sumar vacíos de nombramientos muy importantes como son los encargados de llevar adelante la política de EEUU en Asia –aún no hay subsecretario de Estado para dicha región… luego de un año de gobierno trumpiano-. Chavismo en estado puro de episodios que están todos muy bien documentados por organizaciones confiables y transparentes, y por el mismo gobierno de EEUU, fuentes que no tienen nada que ver con los medios histéricos y superficiales como CNN por un lado, y el ultraderechista Fox News, haciendo por tanto inútil cualquier pataleo en esta materia por parte de sus defensores a ultranza, que niegan la realidad.

4- A partir de lo que hace, lo que dice, cómo lo dice, cómo interactúa con la gente amiga así como con sus adversarios, es inevitable la analogía de Trump con Chávez, con la diferencia que en EEUU, a pesar de la degeneración institucional del Partido Republicano –reflejada por ejemplo en sus abusos en la demarcación de los circuitos electorales para asegurarse el triunfo de sus candidatos, y la oposición irracional a cualquier propuesta que venga del partido rival, a pesar de que ésta pueda beneficiar a la población en general-, en aquel país aún se aplica la Ley, porque hay jueces, cuerpos policiales y judiciales, así como agencias de inteligencia, que se toman en serio su trabajo, junto a su juramento de salvaguardar el estado de derecho.

5- Pero al margen del efecto geopolítico que el gobierno Trump está causando, que ha alejado a sus naturales aliados europeos y británicos, al tiempo que por contraste ha elevado a China como país defensor del medio ambiente y del libre comercio global (!), son sus ideas sociales las que deberían llamar la atención a los venezolanos que lo miran con simpatía… como sus relaciones y solidaridad permanente con quienes proclaman la superioridad de la raza blanca, al igual que con aquellos que miran y abusan de las mujeres como objetos no solamente sexuales, sino como personas sujetas a la explotación laboral. La conocida conversación de Trump mientras estaba con sus coleguitas en una sauna, cuando éste les dijo que tener dinero permitía agarrar a las mujeres por la c… ha sido la mejor fotografía de este personaje chulesco, tracalero en los negocios, explotador de trabajadores, que siempre se la ha dado de sabrosón con todo el mundo, en unos tiempos de frivolidad y desinterés ético, en los cuales sujetos como él, sicópatas de discurso simple, con el empuje de la riqueza en parte heredada por el trabajo duro de sus padres, se imponen sobre la gente decente que cree que a estas gramíneas se las puede combatir sin arrancarlas de raíz. Malos tiempos, pues, en los cuales el autoritarismo ignorantón se impone debido a la irresponsabilidad cívica de la gente.

6- Los venezolanos simpatizantes de Trump, para que lo tengan claro, deben recordar en todo momento que esa simpatía también implica compartir su pensamiento sobre quienes sin ser del Norte europeo, emigran a EEUU, esto es, que si se es latinoamericano, africano, o euroasiático,  se es objeto de desprecio, por ser inferior, perezoso, sucio, ladrón, violador, atracador, y follonero que genera muchos hijitos para luego abandonarlos junto a su madre.

7- Así mismo, los venezolanos simpatizantes de Trump, deben recordar en todo momento que esa simpatía también implica compartir su pensamiento con relación a los negros -quienes en lenguage trumpiano simple y directo, no son afrodescendientes, sino negros, o sea niggers-. No sabemos cuántos venezolanos son químicamente puros, esto es, de sangre euroasiática por los cuatro costados –algo que por otra parte tampoco garantiza que esos mismos ancestros europeos, léase portugueses, italianos,  españoles, armenios, griegos, libaneses, etc., luego de cuatro milenios transitando por el Mediterráneo, a su vez no tengan sus gotitas de sangre africana…-, pero todo indica que serían muy pocos los compatriotas que pueden darse el lujo y la necedad de ser racistas, para así mirar a los más morenitos por encima del hombro, como hace el alemán Trump, cuyo apellido alemán era Drumpf, y que su padre, al emigrar a EEUU, lo cambió al actual, para parecer menos alemán en aquellos tiempos de postguerra, cuando Alemania no era precisamente bien vista en EEUU, y cuando ese señor, dueño de un hotel neoyorkino, se percató que un apellido más inofensivo no alejaría la potencial clientela judía de sus instalaciones.

Que un venezolano en general, simpatice entonces con Trump, equivale a despreciar a su propia estirpe.

8- Los venezolanos simpatizantes de Trump, también para que lo tengan claro, deben recordar en todo momento que esa simpatía conlleva compartir su pensamiento con relación a la mujeres, esto es, considerarlas simples vaginas potencialmente penetrables, cerebros vacuos que visten de tacón, accesorios y vestimentas caras, pero no adquiridas por esfuerzo propio, sino recibidas por el macho que las monta. Nuevamente, cualquier defensa del personaje sería ociosa en virtud de las numerosas fuentes confiables que describen su comportamiento vulgar y abusivo hacia toda fémina que le atraiga.

9- Además, los venezolanos simpatizantes de Trump, para que lo tengan todavía más claro, deben recordar en todo momento que esa simpatía también conlleva compartir su pensamiento con relación a la Historia patria, desconocida por este señor, lo que nos recuerda el cuento de Woody Allen sobre uno que hizo un curso de lectura rápida sobre la obra de Tolstoi la Guerra y la Paz, para resumirla en tres palabras: habla sobre Rusia…o la menos significativa frase de quien fuera Vicepresidente durante la gestión de Bush padre, al lamentar no haber estudiado el idioma Latín para poder entenderse mejor con los Latinoamericanos.

10- Por último, y recordando la reciente decisión de Trump de trasladar la embajada de EEUU de Tel Aviv a Jerusalén, los venezolanos simpatizantes de Trump, considerando que en su gran mayoría son católicos, deben recordar en todo momento que esa simpatía también conlleva compartir su pensamiento religioso, y más importante aún, el de quienes le rodean y financian tanto a él como a su Vicepresidente, siendo casi todos ellos fanáticos sionistas que creen de verdad en los límites geográficos que la Biblia establecía para Israel, porque será dentro de dicho territorio donde vendrá el Mesías para salvar al mundo y darnos 1000 años de paz… por eso es que hay que arrasar con los palestinos, y retormar todo el territorio original, no vaya a ser que el Mesías nazca fuera de los límites actuales, y no pueda salvar a ese pueblo judío… ¿y de Jesucristo, qué?, pues nada, porque para ellos Mesías no era…

Inepto pues, y oportunista para mejorar sus negocios desde la presidencia al punto de haberse ganado a pulso el desprecio del líder chino cuando éste, durante su visita oficial en EEUU, estando en el club de golf de Trump en Florida, tuvo que tratar el asunto de la apertura del mercado chino a la línea de perfumes y carteras de Ivanka. Tramposo que no da a conocer la fuente de sus ingresos ni su declaración fiscal, con conflictos de intereses por sus relaciones con los dirigentes rusos o los magnates petroleros. Igual que Chávez, pues, pero a una escala un poco más opulenta, pero igualmente capaz de traer una ruina general adobada con odios innecesarios, como por lo demás hace el diablo, capaz de tener las caras más diversas para conquistar la simpatía de quienes deberían apartársele.

Porque éticamente hablando, la simpatía por Trump es equivalente a la simpatía por Chávez.

Hermann Alvino

Anuncios

4 comentarios en “Simpatía por el diablo.

  1. “al considerar de forma igualmente benévola al presidente de gobierno más mediocre que ha tenido España –léase Rajoy-” Se equivoca, ése fue Zapatero, al menos desde el duque de Lerma. Rajoy se ha mostrado razonablemente hábil al evitar la quiebra del país y al gestionar la crisis catalana. Gracias a Dios Zapatero ya estaba lejos del poder en ambas

    • No es así, sin pretender defender a Rodríguez Zapatero ni mucho menos. Los logros de su gobierno son superiores a los de Rajoy, y daba la cara frente a los problemas, no los eludía como Rajoy. Ciertamente la crisis financiera le estalló en las manos, básicamente porque la socialdemocracia ya había perdido el rumbo y se hallaba frente a un dilema imposible de resolver ideológicamente, además de la oposición criminal del Partido Popular -que se hunda España, que ya la levantaremos nosotros, decía Montoro…-. Incluso las recientes cifras de accidentes de tráfico muestran cómo el director de esa unidad durante el gobierno de PSOE lograba objetivos que con los chapuceros del PP han retrocedido. El mito de que la derecha es mejor administradora que la izquierda, al menos en Europa, es falso, y podríamos comparar ministro a ministro del PSOE con los del PP. Rodríguez Zapatero al menos es un hombre culto, Rajoy no. Con relación a Cataluña es oportunismo el olvidar que con el PSOE se realizó un referendum que pacificó al independentismo, al tiempo que Raloy lo recurría ante el Tribunal Constitucional, con el resultado actual. Y que Rajoy haya evitado la quiebra es otra falsedad, ya que por una parte la crisis la inició Aznar con su esquema de burbuja hipotecaria, café para todos y más para sus amigotes colocados en las empresas estatales privativadas y entidades financieras -recordemos Caja Madrid, el VP de Aznar Rodrigo Rato…entre otros ejemplos…-. y por otra porque de todas todas a España la rescataron financieramente, aunque el PP en su particular vocabulario haya definido esa operación de otra forma, más la precariedad, el aumento de la desigualdad y la división social que provocó, al punto que han sido el PP y su líder Rajoy quienes sembraron las bases para el crecimiento de Podemos, para mal de España, y ha sido su indiferencia frente a la corrupción generalizada del PP -Comunidad de Valencia, y Madrid, como ejemplos de la gestión Rajoy-, la que está permitiendo el crecimiento de Ciudadanos. Así que no vengamos a defender a Rajoy contrastándolo con Rodríguez Zapatero porque el análisis no cuela.

  2. Reitero que ZP fue de lo peor en siglos, el Plan Hidrológico Nacional a la cabeza de sus muchas estupideces. Pero si a usted sus “ministras” le parecieron preparadas y él mismo un hombre culto (de hecho, ni ZP ni Rajoy han leido el Quijote, qué más le puedo contar), para gustos, colores, ahí lo tiene mediando en su tierra. Estará usted contento. Le vengo leyendo desde hace tiempo y comparto sus análisis de Venezuela, con los que aprendo mucho. Sobre España no pude evitar comentar. Un saludo

  3. Bueno, afortunadamente acá la disidencia y el debate son posibles. Debo repetir que en mi respuesta no se trataba de defender a Rodríguez Zapatero. Yo no soy español, ni tengo familia española ni abuelos que participaron en la Guerra Civil, por lo que espiritualmente no me afecta lo que sí toca a los españoles, al menos quienes se toman en cuenta estos asuntos. Tampoco se trata de ser o no felices por las incursiones del expresidente de gobierno en Venezuela, una torpeza inexplicable, salvo que por debajo de la mesa se esté haciendo un esfuerzo paar defender algunos capitales españoles en ese país…o quién sabe, a lo mejor a Rodríguez Zapatero se le metió entre ceja y ceja ser Premio Nóbel de la Paz, o aspirar a alguna organización internacional presentando las credenciales de una negociación exitosa para la paz social en Venezuela. Ello recuerda al premio nóbel de la paz Arias, quien con las negociaciones en Esquípulas se logró una salida en Nicaragua -una salida en falso, dado que a los pocos años el sandinismo volvió a dominar aquel país, y allí está, para sufrimiento de media Centroamérica.
    Por eso acá asunto no trata de defender a nadie, menos a Rodríguez Zapatero, puesto que es obvio que el lío andalúz con el dinero robado es demasiado gordo como para pasarlo por alto, estando además involucrados dos políticos, quienes fueron en su momento los máximos jerarcas del PSOE. Pero cuidado, si las ministras de su gobierno son un coladero de defectos -aunque, puertas giratorias aparte…hay que respetar como gestora lo que le corresponde a quien fuera su vicepresidenta-, las de Rajoy no se quedan atrás, comenzando por la ex de Sanidad, cuyo Jaguar a la puerta de casa no le despertó inquietud para saber de donde había salido, como tampoco los gastos de viajes y fiestas de cumpleaños de sus hijos; tampoco hay mucho que presumir con el accidente del tren en Compostela, siendo en esos momentos la ministra de Fomento la actual presidenta del Congreso de Diputados; la ministra del Trabajo Bánez da pena ajena cuando habla de movilidad del trabajo refiriéndose a la estampida de talento joven a otros paíes…y cambiando de sexo, mejor ni hablar de Hernando y sus tragicómicas intervenciones como vocero del PP.
    En síntesis, no hay por donde asirse con estos gobernantes españoles, y por eso España está como está, espiritualmente fragmentada, y políticamente desvergonzada, lo cual no implica que el resto de la región esté mucho mejor, puesto que Italia ya ha cruzado la línea roja del descaro, más las mafias que ya gobiernan directamente decenas de ayuntamientos y CCCAA, o la misma Francia, con sus repetitivos escándalos de corrupción, y el Reino Unido, con ministras que contratan en negro a su personal de servicio, o los más de veinte mil intentos de entrada a páginas pornográficas por parte de sus diputados -entradas frustradas por el servidor que filtra las respectivas IP eróticas. En fín.
    El punto es entonces que por una simple frase en la que afirmo que Rajoy es lo más mediocre que ha pasado por la presidencia del gobierno español -producto de un criterio personal que intento sustentarlo con datos reales, aunque con un análisis perfectamente discutible-, el foco de mi escrito se desvía hacia un lado no previsto, ni deseable. Podríamos borrar dicha frase y concentrarnos en un Trump que con su actitud a todas luces está haciendo daño a la democracia en general, por su imagen de autoritarismo tan afín a Putin y a Xi Jinping.
    Como nota complementaria sobre el peligro de desviar el foco central de un escrito a partir de una frase no compartida, entre los comentarios recibidos en privado también se me dice que entonces -desde el punto de vista venezolano, y latinoamericano- deberíamos quedarnos con Obama, quien objetivamente, para efectos de aquella región, y de inertizar la influencia cubana, no hizo nada. Nuevamente, el asunto no está en defender a Obama, sino en hablar de Trump.
    Agradezco el seguimiento que hace de mis reflexiones. Espero mantener el tipo…
    Un cordial saludo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s