Diez pecios sobre la deuda venezolana (3): sobre cerdos bípedos, y perniles.


En posts anteriores sobre la monstruosa deuda financiera venezolana se sentaron las siguientes premisas:

1- La deuda es producto de un gasto fuera de toda racionalidad para imponer un clientelismo dentro de millones de venezolanos para tenerlos amarrados en su apoyo al chavismo. Dicho gasto solo fue posible a partir de la renta petrolera cuando los precios internacionales del crudo estaban al alza.

2- Con los precios del crudo a la baja, junto al desmantelamiento de PDVSA, el país ya no podía generar las divisas destinadas al clientelismo chavista, de manera que al régimen no se le ocurrió nada mejor que pedir más préstamos a cuenta de proyectos que nunca se llevaron a cabo, engañando de paso a chinos y rusos, cuales prestamistas a un país abiertamente declarado en contra del Occidente democrático.

3- Así mismo, la deuda tiene una componente de corrupción, esto es, que al gasto mencionado se le unen sobreprecios groseros para que una parte muy importante del dinero no se tradujera en bienes ni servicios destinados al clientelismo chavista, sino para llenar los bolsillos de los civiles y militares en el poder.

4- A medida que esta realidad evolucionaba y la deuda crecía hasta alcanzar montos muy preocupantes para los acreedores, el chavismo optó por no hacer nada, ya que estando acostumbrado a hacer lo que le viene en gana y con total impunidad dentro de Venezuela, pensó que podía hacer lo mismo con la deuda externa, esto es, que no habría embargos a propiedades del Estado venezolano en el exterior, incautación de barcos y de aviones, y que los acreedores buscarían una forma benévola para el país, especialmente si estos acreedores son aliados del chavismo contra las libertades de los países del Occidente libre, una benevolencia que solo existe en la imaginación de la jerarquía chavista, puesto que en un mundo donde actualmente hay más de 40 conflictos armados, los problemas son demasiado complejos como para sus actores tengan un mínimo de misericordia internacional.

5- Sin embargo, la realidad poco a poco ha ido delatando su terquedad, y frente al engreimiento e ineptitud chavista, tanto los acreedores de países amigos del régimen, como quienes no comparten la dictadura venezolana, junto a los indiferentes frente a nuestra realidad política más no con relación a los reales que el país les debe, se comienzan a ver diversas actuaciones, como son las expulsiones de diplomáticos venezolanos y las declaraciones cada vez más firmes de los acreedores. Porque cuando un país debe mucho dinero, pero no tiene una economía capaz de producir prosperidad para seguir el ciclo de endeudamiento-pago de intereses-amortización de capital -como es el caso italiano, japonés, español, e incluso el de EEUU, países éstos cuya deuda monumental supera con creces su producto interno bruto-, llega un momento en que los acreedores cortarán toda posibilidad de seguir invirtiendo, o sea seguir prestando, con la expectativa de recuperar lo anteriormente invertido, o sea prestado. Y no es que tiren a pérdidas lo no devuelto, sino que pasan a otro nivel de represalia.

6- De manera que sí están ocurriendo cosas que poco a poco van arrinconando al régimen chavista, al cual se interesan solo dos asuntos: el primero es mantenerse en el poder, y el segundo disponer de los restos de la olla petrolera para seguir acumulando riquezas personales malhabidas. Falta por ver si el chalequeo internacional será suficiente para que haya cambio en el país, algo improbable por ahora.

7- Para cumplir con estos dos objetivos, y una vez que compruebe y se convenza de que no podrá seguir dándole la espalda a los acreedores, el régimen chavista les terminará de abrir las puertas de nuestra soberanía, ya no cediendo las empresas del Estado, ni los vehículos marítimos, aéreos, inmuebles, etc. que puedan existir en el exterior, sino entregando porciones de territorio para la explotación minera, petrolera, así como amplias superficies para que siembren y se lleven lo cosechado para alimentar a su gente, e incluso territorio para bases militares –al fin y al cabo eso es lo que hizo con la guerrilla colombiana…-. Chávez ya había iniciado esta cesión de soberanía con los iraníes, cubanos y rusos, pero no por razones de acoso financiero, sino simplemente porque el traidor barinés pensaba en poder concretar un círculo de países hostiles a EEUU y a Europa Occidental, basado en unas tesis geopolíticas cuyas consecuencias serían fatales para Occidente -la realidad Siria muestra parte de esa dinámica geopolítica con relación a Europa, aunque en Latinoamérica el asunto no ha podido ir más allá de los sueños del Comandante simplemente porque éste, para desesperación de esos aliados, era un inepto al igual que sus herederos.

8- Comienzan a ocurrir eventos pues, que a la postre solo traerán más hambre, enfermedades y penurias para los venezolanos de buena voluntad, y para los millones de analfabetas funcionales que han apoyado y seguirán apoyando al régimen. El evento más reciente ha sido la fallida importación de perniles motivada por el mismo Estado venezolano cual mal pagador, y porque las empresas de otros países ya están vacunadas contra el engaño de las que fueron objeto en el pasado, con el jueguito de exportarnos alimentos para terminar cobrando solo una parte luego de mucho tiempo, si acaso, y no sin antes repartir la comisión al jerarca chavista encargado de la operación –allí están entonces los generales de las caraotas, de la leche, del arroz, de Pudreval, y pare de contar, cuales cerdos que sí cobran completo por sus abusos y crímenes-. Y mientras Maduro culpa a Portugal, o a Colombia, del regalo fallido de dichos perniles a una población hambrienta, y las bases chavistas  siguen su tránsito por el camino de la indignidad y humillación al pretender vivir siempre de lo que se les regala, y protestar cuando ello no es posible, muy pocos venezolanos alzan la voz para reclamar el verdadero punto de fondo, que emerge una vez más, esta vez mediante la ridiculez de los perniles, cual es, en primer lugar, que el país debería poder criar sus propios cerditos, pero la agroindustria ha sido destruida por el chavismo, y en segundo lugar, que producidos en casa o importados, el Estado venezolano no tiene por qué ir regalando perniles a nadie, ni siquiera a los mismos venezolanos, como tampoco tenía que ir regalando petróleo a Cuba y al Caribe, ni dólares contrabandeados para la campaña de Kirchner en Argentina, ni para las de los candidatos de los que se enamoró Chávez en Ecuador, Brasil, Perú, Nicaragua, Honduras, o Bolivia. Así de simple.

9- Al país, entonces, por esos dos objetivos del régimen mencionados anteriormente, podrían venirle muchas más desgracias –y se dice fácil…-, puesto que el chavismo muy bien será capaz de matar de hambre y enfermedades a los venezolanos, privarlos de sus riquezas naturales y territorio, con tal y que los acreedores dejen que esta maldita camarilla siga en el poder, y continúe enriqueciéndose con las migajas que les irá dejando una PDVSA cada vez más mermada. Sacrificios además, que serán multiplicados  a partir de la nula bondad acreedora, a su vez derivada de esta oscura e incierta realidad  geopolítica internacional que agobia al planeta.

10- No será entonces esta rebelión de fin de año de la base chavista, motivada por un pernil que se volatilizó en unas cuentas bancarias maulas, haciéndolo todo muy surrealista, el motivo para que pasen a ser parte de la Historia patria, como la heredera de aquel Bravo Pueblo ensalsado por Vicente Salias, una base chavista que si bien desconoce que Gandhi afirmó una vez que Dios se le presentaba al pobre en forma de pan, en cambio sí recuerda que Maduro afirmó una vez que el Chávez extinto se le había presentado en forma de pajarito…una remembranza más que suficiente como para que en esas noches de pesadilla que el hambre les trae con frecuencia, Nicolás se les aparezca transformado en un pernil de cochino.

Hermann Alvino.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s