El mensaje que el chavismo debería escuchar.


A la cifra de 7.5 millones de votos que ha difundido la MUD hay que darle credibilidad, puesto que si allí hay un laboratorio de cifras para inflar la realidad, es que no han aprendido nada a partir de las diversas desilusiones que le han inyectado a los venezolanos de buena voluntad: aceptación pasiva de fraude presidencial, de referendos de no reelección, huida del referendo revocatorio, y las dos tandas de diálogo separadas por un lustro, a sabiendas de antemano que eso era perder el tiempo.

Por ello, si la MUD ha aprendido de sus errores, entonces no cabe la idea de inventarse cifras, porque si por casualidad vamos a un referendo, o a una elección presidencial, y al final resulta que la oposición -unida, que es otra piedra en el zapato…-, obtiene la votación que hoy le asignan sus enemigos del régimen, ello será una desilusión demasiado grande como para que alguien de allí quede políticamente vivo. Demasiado benévola entonces ha sido la Venezuela decente son su dirigencia opositora, y como ellos lo saben, pues se puede estar seguros de que al menos en este lance, su comportamiento ha sido impecable.

Visto así es obvio que quien en la víspera de la consulta popular afirmó que se movilizarían 12 millones de venezolanos, dijo una burrada…una más de quien desde hace dos décadas irresponsablemente inventa y difunde unas cifras que más bien parecen las de un mitómano. El problema es que muchos aún le creen, comenzando por la alta dirigencia de la MUD, que no conoce muchos detalles de los personajes a quienes ellos mismos les han dado responsabilidades electorales que están más allá de sus capacidades técnicas, y políticas.

Justamente por esa clase de afirmaciones fuera de la realidad, buscando protagonismos inmerecidos, y creyéndose más listo que el resto de la humanidad, es que, tanto de sectores afines a la oposición como de sus adversarios, aparecen los contraanálisis rebatiendo, no ya los 12 millones, sino los mismos 7 millones y pico, con aquello de que como fueron 3 preguntas formuladas en la papeleta, entonces en la realidad los votantes fueron 7.5 divididos entre 3, o sea 2.5 millones de personas que emitieron 7.5 millones de votos. Ver http://www.laiguana.tv/articulos/62812-plebiscito-oposicion-mud-domingo%20?utm_source=Twitter2&utm_medium=SOCIAL&utm_campaign=twitter

Lo peor de esta miseria mental de quienes formulan ese cuestionamiento es que las cifras cuadran, tratándose de una infeliz casualidad aritmética hábilmente utilizada por la dictadura para intentar arruinar el arrollador éxito de un evento preparado sobre la marcha, sin apoyo institucional, sin difusión alguna en los medios importantes -controlados por el régimen, obviamente-, y basado puramente en un voluntariado cuya motivación nace tanto a partir de un deseo de libertad como una profunda aversión al chavismo.

Por supuesto que quienes se alegran de este éxito opositor y aquellos que intentan minimizarlo, deben recordar que aquí no había premio para elegir a nadie, porque el objetivo fue enviar un mensaje al mundo -y a la dictadura, a sabiendas de que ellos seguirán con su ritmo hacia la Constituyente-. En esta clase de convocatorias de base, cuando no se elige a nadie sino que solo se trata de responder sobre un asunto de enorme interés público, incluso con todo el apoyo institucional y difusión oficial la abstención es siempre mayor que la de una elección propiamente dicha. Eso sucede en todos los países, y lo sabemos todos; por tanto intentar laminar la participación de este evento es actuar con doble rasero moral.

Tal vez la parte más preocupante de todo esto, no del mensaje en sí -opuesto obviamente a una Constituyente-, ni de su inutilidad para frenar la locura chavista y castrista hacia la Constituyente, es que no pueda saberse con exactitud si esos oídos sordos de los jerarcas del régimen responden a la creencia de que ellos se saldrán con la suya, en virtud de los tantos amagues opositores fallidos durante estos 18 años, o son producto de un desconocimiento de una terrible realidad, cual es que el país está dividido en dos partes irreconciliables, de la cual la de ellos es apenas una minoría del 25%, pero con un armamento capaz de imponerse al otro 75%, al menos hasta que esa mayoría se harte, y comience a llevarse por delante a todo chavista, al estilo del “españoles y canarios” del Libertador.

Es esa sordera justamente el ingrediente fundamental para posibilitar la guerra civil; y como esa gentuza no asoma síntoma alguno de quererse ir por las buenas, ya va siendo hora de comenzar a preocuparse seriamente sobre dicho escenario.

Los disparos que asesinaron a una votante el Domingo pasado serán solo unos triquitraquis en comparación a la reacción popular que se podría generar si el chavismo y los cubanos siguen tensando el guaral.

Hermann Alvino

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s