Metacleptocracia endógena


El régimen chavista se diferencia de las otras dictaduras ladronas –perdonen la redundancia- por una razón muy particular: en general esas cleptocracias se van construyendo sobre la marcha, esto es, a medida que cierta gente indecente va alcanzando posiciones de poder, comienza a robar a manos llenas dentro de la impunidad que ese mismo poder permite al tener plena libertad para cambiar leyes y remover personas incómodas de las instituciones, de manera que su latrocinio tenga una impecable apariencia de legalidad. La Rusia actual es un ejemplo de libro, como lo fue la Filipinas de Marcos, el Zimbabwe de Mugabe y la Haití de los Duvalier.

El caso de los chavistas más bien podría definirse como una metacleptocracia, porque ellos ya eran malandros y corruptos mucho antes de que siquiera soñaran con el poder que actualmente tienen; en efecto, la primera dama, o primera combatiente -o consorte, no sabemos si más formal que real de Nicolás-, era atracadora de bancos, al igual que la inefable Fiscal, un pasado muy similar a las decenas de jerarcas chavistas que incordian a los indefensos venezolanos decentes. La tapa del frasco de esta historia tétrica la representan los recientes datos sobre el pasado de malandraje del actual presidente del TSJ, condenado por el asesinato de una mujer en el año 1987, cuando era escolta, o esbirro al estilo de toda policía política, para luego ser también sospechoso de otro asesinato en 1989, cuya inocencia logró colarse por la justicia venezolana de aquella época, que ya hacía agua por todas partes, y dentro de la cual este personaje comenzó a trabajar como funcionario del Ministerio de Justicia. Increíblemente, además, el tipo ha estado como diplomático en Italia y Trinidad y Tobago, y en su lealtad al chavismo fue defensor de los asesinos del Puente Llaguno.

Sin duda que el caballero se las trae, puesto que a su cara de cemento y audacia se le une el suficiente charm como para haber conquistado a una hermosa Miss; en su curriculum además, se menciona un doctorado en Derecho Constitucional –algo que parece no haberle servido de mucho en su hasta los momentos corta estadía como presidente del TSJ-, y no debe caber ninguna duda de que él es el producto destilado más denso que ha producido el chavismo desde los inicios de la labor destructiva del barinés.

Él, junto a la Fiscal, la canciller, la primera ¿dama?, el contralor, las rectoras del CNE –solo por mencionar algunos de los chavistas más resaltantes de la dictadura, cuyo pasado de malandraje a distintos niveles está a la vista-, son el más prístino ejemplo de que en Venezuela todo es posible: ladrones que llegan a ministros, militares conspiradores que pulverizan la constitución y su juramento de lealtad a ella, junto a colombianos que llegan a presidentes, asesinos que llegan a la máxima responsabilidad de la magistratura, y atracadores de bancos que controlan nuestras instituciones.

El sueño americano, entonces, no se concreta en EEUU, sino en esta tierra de gracia, donde ni siquiera hace falta devolver a la sociedad lo que se le ha quitado mediante la violencia, para ser aceptado como legislador y gobernante por millones de venezolanos cuya tolerancia y apoyo incondicional a estas realidades delatan un estado mental que, dadas las circunstancias, es cada vez más difícil de comprender.

Nuestro personaje del TSJ además quiso hacer una gracia y le salió una morisqueta; seguramente él pensó que por haber alcanzado ese cargo realmente él estaba capacitado para desempeñarlo, algo normal en los audaces que ni siquiera se percatan del corto horizonte donde comienza su ignorancia, y por ello fue que se animó a aprobar un texto abiertamente anticonstitucional  que incluso estaba fuera de la misma realidad política que sobre la marcha van configurando los jerarcas del chavismo –algo que él, a pesar de haberlo pensado luego de ser nombrado presidente del TSJ, no es, ni objetivamente, dada su poca monta como profesional del Derecho, ni políticamente como dirigente, a quien esos coleguitas como Cabello o Jorge Rodríguez, siempre lo han considerado como gallina que mira sal-. En cualquier caso, la decisión del TSJ, a la cual se le aplicó un inmediato retroceso por parte de quienes realmente controlan el cotarro, delata el estado mental y la infinita audacia del personaje.

Amanecerá y veremos, aunque probablemente él seguirá allí, y más a partir de este impasse –Maduro dixit-, porque con ese error a partir ahora estará bien prensado para obedecer en todo a los teóricos de la dictadura –entiéndase los cubanos-, si desea seguir con esa manguangua que ni en sueños se le habría ocurrido aspirar. Con él, el país ha tocado fondo; un fondo poroso sin duda, y por tanto perforable, para degradarse cada vez más, una vez extraviada la capacidad de asombro de millones de venezolanos , quienes aún no se percatan en qué manos está su destino.

La cleptocracia endógena entonces, no es un efecto colateral del poder absoluto que corrompe absolutamente, sino que responde a una suerte de arquetipo, que por las razones más disímiles, y por la irresponsabilidad de toda una clase política y una población inconsciente, que permitieron la pérdida de la República, logró hacerse con el poder. Es innegable que en toda sociedad hay estratos destinados a hacer trabajos que otros no desean realizar, ni tendrían las tripas para abordarlos, y es entre esas capas donde se inserta el esbirraje, que campea en las alcantarillas de cualquier cuerpo de seguridad, pero también es evidente que quienes hacen vida en ese entorno, de allí no pasan, porque además –perdonen el rasero para esta medida-, en general hacen muy bien su trabajo –valga el término-, y por tanto es impensable –al menos en cualquier país normal- que alcancen las más altas posiciones de poder. En Venezuela no ha sido así.

En síntesis, y ya luego de haber prostituido hasta las instituciones más sagradas de cualquier sociedad decente, está más que confirmado que el chavismo, y los chavistas son mucho peor de lo que parecen, y mucho más si lo comparamos con la gentuza de otras dictaduras.

Hermann Alvino

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s