(In)validar o no (in)validar…ese es el dilema (2/2)


Validar o no validar es un asunto muy serio, porque hacerlo puede ser interpretado como seguir a la dictadura en su maniobra de distracción -al poner en segundo plano los problemas que todos conocemos- y darle al régimen una razón legal para impedir que los partidos no validados participen en elecciones de cualquier nivel, si es que llega a haberlas, y en última instancia, el proceso puede tomarse como un elemento más de legitimación de la dictadura.

En cambio, el no validar puede tomarse como tirar la toalla, al menos en la búsqueda de un camino pacífico y electoral, derrotando a la dictadura en las elecciones futuras, convencidos de que entregarán el poder, incluso luego de haber perpetrado un monstruoso fraude que, vistas todas las encuestas actuales, en ese caso no les traería el triunfo deseado.

Pero tal vez la razón más mportante para validar está en tener uno que otro partido a la mano para poder actuar rápidamente en caso de golpe –seco o bien sangriento-, siempre que los golpistas tengan como objetivo realizar elecciones a la brevedad. Es un escenario posible que no hay que descartar, y por tanto mantener vivos a los partidos sería un elemento indispensable para que esas elecciones seas posibles, en el entendido –al menos dentro de quienes creen en ello-, de que la vigencia partidista no se perdería en caso de ruptura por la vía rápida del poder chavista.

Validar o no es un dilema entonces, porque para unos el hacerlo es ayudar a la dictadura, y para otros el no hacerlo también, porque los dilemas no son entre algo “bueno” y algo “malo”, sino entre dos opciones equivalentes, y por eso son difíciles de resolver; por ello, para unos el mal “menor” es validar, porque nunca se sabe, y para quienes recuerdan que las elecciones son algo improbable, y que en todo caso ningún partido ha presentado un plan de país que pase el filtro de la Venezuela pensante, el validar es un ejercicio ocioso -a lo cual se le puede argumentar que el mal menor en ese caso sería escoger al que tenga más chance de ganar,o sea apartar las ideas y luego veremos, para seguir con el peloteo del dilema…

Pero que haya elecciones es un escenario muy improbable, aún con eventuales sanciones que difícilmente llegarán. Las sanciones serían lo más directo para terminar con esto, porque Venezuela no es ni Irán ni Corea del Norte, ya que en Irán producen de todo, y si le apretan con el petróleo de alguna forma siempre tendrán algo de comer, y en Corea del Norte pues se mueren de hambre, y si farfullan los asesinan; de manera que allí las sanciones son inútiles, pero en Venezuela todo se desplomaría rápidamente, jerarcas del chavismo incluidos, porque las fuerzas armadas nunca aceptarían pasar hambre de verdad.

El detalle está en que en este mundo actual, con comisiones de evaluación que amortiguan cualquier iniciativa política recia, eso no va a ocurrir, por ejemplo la OEA, que tiene a tiro la exclusión del país de ese organismo, no es capaz de hacerlo, lo que nos retrotrae a los tiempos de Betancourt cuando eso fue posible con cualquier dictadura del continente.

Todos los gobernantes juegan a cuidarse, no se sabe bien de qué, y nadie tiene la voluntad ni el coraje de arriesgar nada. Desde ese punto de vista, internacionalmente la oposición sigue más bien sola, y el régimen saca ventaja de la indecisión de todos esos países, que saben que hay una dictadura y que la gente se muere de hambre, y que por su parte el chavismo sabe que ellos saben, pero también sabe que no serán capaces de hacerles mella.

Cada vez más se conforma el cuadro final de que esto se resuelve con un golpe de militares chavistas -los no chavistas pareciera que los tienen totalmente controlados y marginados, como se hace en Cuba-, y luego veremos.

Visto así, pues la validación pasa a ser un mero ejercicio de contar cuántos son los que están, aunque ello no sirva de mucho a la hora de resolver limpiamente el liderazgo de nuestras organizaciones, cuya democracia interna en muchos casos es moralmente comparable a la chavista.

Hermann Alvino.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s