La aritmética de la muerte.


1- Nicolás Maduro tomó posesión formal del cargo de Presidente del país el 19 de Abril del año 2013 luego de ganar las elecciones realizadas cinco días antes.

2- Durante ese año, según el Observatorio Venezolano de Violencia, en el país hubo 24.763 muertes violentas, y una tasa de 79 fallecidos por cada cien mil habitantes –ver https://goo.gl/Lbe1jc

3- Aunque Maduro ya era presidente de facto desde hacía varias semanas, exonerémosle de los asesinatos que ocurrieron durante los 109 días que abarcan desde el 1ro de Enero hasta dicha toma de posesión, de manera que a partir de la misma, y hasta Diciembre del mismo año, las muertes violentas se podrían estimar en:

24.763 x (365-109)/(365) = 17.368  asesinatos –desde el 20 de Abril hasta el 31 de Diciembre del 2013.

4- Según la misma institución, durante el año 2014 hubo 24.980 fallecidos, con una tasa de 82 muertes violentas por cada 100 mil habitantes –ver https://goo.gl/i74Tnh

5- Siguiendo la misma fuente de datos, tenemos que para el año 2015 hubo 27.875 muertes violentas y una tasa de 90 fallecidos por cada cien mil habitantes –ver https://goo.gl/03UU45

6- Al 2016 aún le quedan algunas horas, y por tanto no se tienen los datos completos, aunque todo indica que los asesinatos serán más que el año pasado, como ha sido el patrón desde que el chavismo inició su ciclo de poder; recordemos que en 1998 hubo 4.550 homicidios y una tasa de 19 asesinatos por cada 100.000 habitantes –ver https://goo.gl/rfBUO3-, algo que ya se consideraba como escandaloso, pero que comenzó a palidecer luego que Chávez se desentendiera de la seguridad personal de los venezolanos.

7- Nuevamente, y para beneficio de Maduro, y sabiendo que habrá más asesinatos para este 2016, utilicemos la cifra del 2015.

Los homicidios durante la presidencia de Maduro serían entonces:

17.368 (de sus 256 días el mando durante el 2013) + 24.980 (de todo el 2014) + 27.875 (de todo el 2015) + 27.875 (de todo el 2016, tomando la cifra del 2015, a sabiendas que serán algo más que ésta), para un total de muertes violentas durante la presidencia de Maduro de 52.750, más o menos un quinto del total que podemos atribuirle al desgobierno de todos estos años de chavismo, ya que Chávez gobernó durante más tiempo.

8- Para aquellas semanas del 2013 inmediatamente posteriores a la muerte de Chávez, el régimen estaba muy débil, puesto que no tenía un líder aceptado a plenitud por sus propias bases: la designación de Maduro por parte del moribundo Chávez fue una jugada maestra de Fidel Castro en las propias narices de Diosdado. Castro decidió compensar el riesgo de aquella aceptación a regañadientes dentro de un partido chavista controlado por Diosdado, aumentando la tutoría cubana con el fin de reforzar políticamente a Maduro, quien después de todo era el verdadero pupilo de Fidel, y de allí su empeño exitoso para colarlo dentro del primer círculo de Chávez.

El régimen estaba muy débil, además, porque era obvio que Maduro había ganado con trampa, algo que sabían no solo quienes habían votado por Capriles, sino gran parte de la base chavista.

9- Frente a aquella trampa electoral monumental, y con la certeza de que Maduro era un loquito incompetente, y por tanto las tribulaciones de los venezolanos se irían a multiplicar sin misericordia –como en efecto ocurrió-, durante las noches siguientes al escrutinio Capriles convoca a un cacerolazo –que miedo, habrán dicho los cubanos…-, y de paso desconvoca una inmensa marcha que iría a Miraflores a ajustar cuentas, algo que tenía unas altas probabilidades de darle un toque final al régimen, dada la mencionada debilidad.

10- La razón para no llegar hasta el final fue humanitaria, puesto que de seguro iba a haber muchos más muertos que los del episodio del Puente Llaguno; y aunque el desenlace final nadie lo podría adivinar, tal vez esos muertos habrían sido en vano, porque el régimen aguantaría la presión, o tal vez con aquellas muertes, las mismas fuerzas armadas habrían reaccionado para exigir un reconteo de votos, algo que Cabello se negó a hacer, a cuenta de que eso era un caprichito de la burguesía –ver https://goo.gl/YLPto

11- Esa aceptación pasiva del fraude electoral recordó a la del tándem Rosales-Petkoff cuando la primera reelección de Chávez, algo que implicó la muerte política del candidato Rosales, pero que esta vez, inexplicablemente no conllevó a la muerte política de Capriles, cosa que le habría hecho mucho bien a la oposición, dados los pobres resultados obtenidos como líder de la MUD.

12- Suena muy feo plantearlo, pero en esta clase de circunstancias, las matemáticas de la muerte son una realidad, porque sus raíces son éticas. Al efecto podemos recordar el dilema imaginario de Philippa Foot sobre el tranvía desbocado –https://goo.gl/NNtAYh-, en el cual hay que escoger entre salvar a varias personas desviando su trayectoria, a cambio de atropellar y matar a una sola persona; un dilema ético –al menos para la mayoría de la gente- que consiste en aceptar pasivamente el destino, y por tanto la desgracia mayor, o actuar, a sabiendas que se matará a una persona, para salvar a muchas otras.

13- El dilema incluso se complica con la variante de que en vez de cambiar la trayectoria para arrollar a una sola persona, se empuja a algún desprevenido viandante, cuya masa detendrá –a cambio de su muerte- el vehículo. Más aún, el profesor de Ética en Harvad Michael J. Sandel, pone el dilema original en una perspectiva mucho más amplia, al compararlo con el matar a alguien para utilizar sus órganos como trasplante a muchas personas que los requieren.

14- Estamos pues en el terreno del Utilitarismo ético más puro, pero no menos real, esto es, actuar o no para lograr la felicidad o el bienestar de muchas personas, a cuenta de otras pocas.

Un dilema irresoluble, si le añadimos el valor de la vida humana, haciendo comprensible que aceptemos pasivamente muchas muertes como efecto de un destino que se ha torcido, en vez de evitarlas a cambio de unas pocas, con nuestra participación activa, porque después de todo, cambiar varias vidas por una no es un asunto de trocar peras por manzanas, pero Capriles, tal vez sin saberlo, entró en la red de este dilema utilitarista, y a cuenta de la dignidad de la vida humana –algo en lo que él cree-, evitó ser agente activo para impedir decenas de muertes, a cambio de su pasividad en la posibilidad –más no en la certeza- de defenestrar al régimen aquella noche de Abril del 2013, una pasividad que nos ha costado 52.750 muertos más.

15- Por supuesto que Capriles no es el victimario, sino el chavismo; Capriles, al igual que todos los venezolanos –incluyendo los chavistas de base- es víctima del régimen. Sin embargo, visto desde la perspectiva del dilema utilitarista, uno que otro centenar de muertes, comparadas con las decenas de miles de asesinados de estos tres años y medio, más la puntilla final en la destrucción de todo un país, es un balance que dentro del valor que tiene cada vida humana, obliga a pensar, no solo a cada venezolano opositor, o al mismo Capriles, sino también a los historiadores del futuro, para valorar aquella decisión como han hecho con las opciones dolorosas tomadas en las diversas guerras, como las atómicas en Japón o el desembarco en Normandía,  que resultaron el mal menor, sacrificando decenas de miles de vidas para salvar a muchos millones de inocentes.

La Historia pues la definen quienes deciden, para bien o para mal. Y decidir , no es no actuar, sino hacerlo, y asumir las consecuencias, aún sabiendo que el dilema inevitablemente estará allí para recordarnos que a veces no es suficiente con actuar a conciencia, sino que hay que realizar los cálculos de la muerte, porque ésta también conoce la aritmética.

Hermann Alvino

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s