Una dictadura diferente, con su destrucción más nefasta.


La destrucción más terrible del chavismo ha sido la de la educación, porque es la que impedirá que el país se reponga a plenitud cuando esta gentuza salga del poder; una destrucción en su sentido más integral: el formativo como persona, el cívico e histórico como ciudadano, y el técnico como elemento productivo de la sociedad.

Formar y educar debidamente ya es una tarea difícil para cualquier Estado, porque lo que pueda avanzar durante unos años podrá disolverse en poco tiempo cuando llegan esos campeones de la austeridad neoliberal, con sus recortes en educación y salud, a cuenta de perseguir fantasmas comunistas, limitando al máximo el sindicalismo existente en dichos sectores. Tampoco es sencillo educar y formar si todos estamos inmersos en este mundo de frivolidad mediática, de inmediatismo, y con tantas barreras multimedia para la reflexión serena.

A lo anterior se suma la complicación de un entorno de estridencia y ruido generalizado, aliñados con la banalidad argumental de aquellos medios que dedicaban parte de su tiempo a educar, y que ahora son simples extensiones mediáticas que solo ven a las personas como consumidores y no como ciudadanos; por tanto, que los jóvenes aprendan a fondo tanto matemáticas elementales como la historia de su país, junto a los patrones de comportamiento que permiten la convivencia, ha pasado a ser una hazaña, en un  mundo donde el vandalismo, la irresponsabilidad, la mala educación, y por tanto las malas decisiones como votantes, son el efecto de toda una cultura global contemporánea, cuyas raíces comienzan en el hogar, y pasan por el Estado hasta llegar a una escuela donde se pule la labor de aumentar la malcriadez, la sobreprotección, y los caprichos, en una sociedad postindustrial que ha invertido los términos para que ahora, en vez de divertirse aprendiendo, uno aprenda divirtiéndose.

El tiempo dirá si este cambio es correcto, pero el hecho es que luego de 17 años de chavismo, los jóvenes ni se divierten ni aprenden, por tanto, ¿qué pasará cuando ellos a su vez –y por ley de vida- se conviertan en educadores –valga el término-, para así entrar en una barrena cultural que abarcará desde la escuela primaria hasta la educación universitaria?

El chavismo ya ha producido una generación de ignorantes a quienes ni siquiera se les pasa por la mente que efectivamente lo son. Y sin gente capacitada, en lo técnico, en lo humanista, y cívicamente, pues no hay manera de tener una sociedad que funcione, ni que se reconstruya  materialmente desde sus cimientos.

A la Alemania destruida luego de la Segunda Guerra Mundial, al igual que al Japón arrasado por bombas convencionales y dos bombas atómicas, de su infraestructura material le quedó bien poco…pero a una le quedaron los alemanes, y al otro los japoneses; y con el plan de ayuda de la potencia vencedora, salieron adelante para estar entre los cinco países más importantes del planeta. En el caso de Venezuela, además de la gente, y en virtud de la destrucción material chavista –en este caso la de PDVSA-, tampoco habría la renta petrolera suficiente para compensar la falta de ayuda internacional, por la monstruosa deuda que ya existe, y porque las condiciones serían sinónimo de pérdida real de soberanía -especialmente si se trata de ayuda china-; en este sentido, el chavismo ha sido una dictadura diferente a las otras de Latinoamérica, las cuales en materia educativa solo se limitaron a matizar parte de la Historia a cuenta de una relativa legitimación –la necesidad dictatorial frente al caos nacional.

En esos países nunca hubo renta petrolera, y por ello el esquilmarlos desde el poder era imposible si se destruía al aparato productivo, al cual simplemente se le insertó en una telaraña de peajes y alianzas explícitas, o por mampuesto, con el poder de turno, para que con una población relativamente bien formada para el trabajo, siguiera generando riqueza –y desigualdad, en virtud de la corrupción inherente a toda dictadura.

Para el chavismo, siendo la empresa privada más bien un estorbo, el exprimirla ha quedado para los chavistas de segunda línea –como los idiotas y corruptos de la Superintendencia de Precios Justos, quienes literalmente atracan a los comerciantes, antes de multarlos, cerrarles el local, y arrestarlos –su última hazaña es el secuestro de juguetes, ver https://goo.gl/4XVttt-…porque para los jerarcas civiles y militares del régimen, está PDVSA, que genera esos dólares a los cuales ellos acceden de manera preferencial…

La destrucción educativa endógena también abarca lo institucional y lo militar, y por tanto el futuro del país dependerá de jueces, funcionarios y políticos extraídos de ese repositorio de ignorancia e intolerancia postchavista, formados en el odio y la desinformación histórica, incapaces de elaborar o comprender incluso razonamientos que impliquen pocos párrafos, y con serias limitaciones ortográficas –la constitución chavista es su mayor realización-, incapacitados para desarrollar la empatía que requiere la convivencia ciudadana y la política, y convencidos de que meter mano en lo que no es suyo no es delito,  a cuenta de que Chávez habló bien del ladrón por necesidad, aunque ellos, a estas alturas, no sean precisamente unos necesitados…

La cultura jurídica –perdonen el término- que ha impuesto el chavismo, junto a la del abuso impune –aunque no se cometa delito alguno- en materia militar y policial, será un fardo muy pesado para reconstruir una sociedad basada en la confianza cívica y en la Ley.

El chavismo además, es una dictadura distinta, porque incluso teniendo en común el totalitarismo estatal con los comunistas del siglo pasado, allá al menos adoctrinaban y formaban; mientras que acá ya ni siquiera se adoctrina, porque hasta pereza les está dando para ello.

Faltaría ahora por preguntarse por qué el resto del país ha permitido esta destrucción sin chistar, pero eso es otra historia.

Hermann Alvino

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s