A trumpada limpia (2/2)


1- La barrida electoral de Trump se puede apreciar en toda su magnitud en el nivel de condados de ese país -una suerte de división político administrativa que en Venezuela equivaldría a los antiguos distritos de cada estado-. Fuentes confiables como la página de la Universidad de Michigan –https://goo.gl/skHVX-, y la del Atlas Electoral de EEUU – http://uselectionatlas.org/– nos muestran la magnitud del descalabro demócrata.

El análisis de la figura anexa deja serias dudas sobre lo que estuvo haciendo el Partido Demócrata durante los meses de campaña, para salir derrotado de esa manera tan apabullante. Si el voto popular favoreció nacionalmente a Clinton en virtud del apoyo que logró en algunas grandes ciudades, sin duda que el voto rural fue de Trump.

countymaprb1024-50

Más interesante aún es una gráfica que resalta The Economist, en la cual se indica la preferencia partidista en función de la superficie de tierra que se posee y que se utliza agroindustrialmente – http://www.economist.com/blogs/graphicdetail/2016/11/daily-chart-7

20161119_woc001_0_0-50

La eventual recuperación del espacio político será una tarea durísima para el Partido Demócrata, y por tanto –salvo que ocurran eventos muy al límite de las probabilidades- todos deberán acostumbrarse al abordaje que Trump y el Partido Republicano iniciarán en pocas semanas, para cambiar al mundo tal y como lo conocemos en la actualidad.

2- Lo que ocurra o no durante los años venideros por la acción del dúo Trump-Partido Republicano puede ser objeto de largos debates, siempre que nos basemos en lo ofrecido por el candidato ganador y en la plataforma de dicho partido, la cual se ha venido imponiendo poco a poco durante estos años de Obama como presidente.

Por ello, para no entrar en los detalles del programa electoral de Trump, lo mejor será referirse a la inquietante sintesis que se puede leer en el blog del experto electoral Joaquín Pérez Rodríguez:

Si Trump no elimina el Obamacare, expulsa a los 12 millones de indocumentados, pone presa a Hillary, le hace el muro a México y lo presiona para que lo pague. Si no rompe los acuerdos internacionales, comerciales y militares, presiona a China, obliga a las compañias americanas a regresar sus plantas y si no bombardea a ISIS, todo esto en un plazo perentorio después de la toma de posesión, la misma gente que lo puso lo va a sacar en 4 años. Pero si lo hace, esto será un manicomio.-https://goo.gl/WUM7tl

Justo, pues. Un manicomio, como producto de cumplir su programa, porque de lo contrario deberá enfrentarse a la ira de esos votantes a quienes él mismo contribuyó a radicalizarlos más aún de lo que ya estaban…lo que nos recuerda a Chávez, quien sí hizo de Venezuela un verdadero manicomio al cumplir con todo lo que había ofrecido, al tiempo que nunca se atrevió a contrariar a sus votantes, ya envilecidos por varios años de continuas frustraciones personales, y a quienes el barinés los empujó a cruzar los límites de la sensatez.

3- No importa entonces precisar ahora lo que Trump hará o dejará de hacer, porque entrar en los detalles de estos escenarios solo será posible una vez que su gobierno cumpla sus rituales 100 días. De lo que en cambio sí se puede estar seguro es que tanto él como los senadores y diputados republicanos que controlan ambas cámaras del Congreso, harán todo lo posible para borrar cualquier rastro del legado de Obama, tanto en los acuerdos climáticos, el Obamacare o seguro de salud, como en lo relacionado a toda la jurisprudencia de estos ocho años de su presidencia. Hasta la inminente primera dama norteamericana, en caso de querer mantenerlo, tendrá que lidiar con esa horda de funcionarios que invadirá la Casa Blanca, deseando arrasar con el huerto de Michelle.

4- La meta republicana, entonces, es que luego de estos cuatro años, renovables a cuatro más, durante los cuales aspirarán a seguir en el poder, es que Obama ni siquiera haya existido. Recordemos que allí no se está tratando con gobernantes y legisladores que de por sí respetan leyes, tradiciones e instituciones, sino con una generación de políticos republicanos para quienes ese respeto pasa por el filtro de una ideología libertaria extremista, además de un concepto y prácticas religiosas fundamentalistas que se asemejan a estados islamistas o teocráticos, donde muchos aspectos de la vida pública son configurados de acuerdo a esa visión religiosa.

5- Puede que se piense que una vez dentro de la Casa Blanca, el peso de la responsabilidad y la obvia necesidad de ser el presidente de todos, sea el incentivo para moderar algunas ideas y reformular ciertos planes que ahora inquietan a medio planeta. Pero ello no será así, si atendemos a lo que indica a Wayne Barrett, periodista que ha seguido la trayectoria de Trump desde finales de los años 70 del siglo pasado (!), cuando antes de siquiera pensar en la política, el hoy presidente electo era simplemente un constructor exitoso…porque al dia siguiente de la elección, Barrett afirmó en una entrevista que “a Donald no le interesa la información como tal. No tiene un interés real en las políticas. Opera por impulsos, Y yo no veo ninguna razón para que eso cambie, menos ahora que es Presidente de EEUU. Si con esta personalidad ha sido exitoso en dos universos diferentes –los negocios y la política- sin ningún tipo de disciplina, entonces ¿por qué adquirla ahora con setenta años de edad?…Donald just has no interest in information. He has no genuine interest in policy. He operates by impulse. And I don’t see any of that changing,” he said. “Why would you change it? You got to be President of the United States. This personality has prospered in two universes now—business and politics—without discipline. Why would you acquire it at seventy?”https://goo.gl/XDiwHF– (La fuente no es de una revista de chismografía, sino de The New Yorker…)

Tal vez la personalidad de Trump pueda referirse a un verso del poeta griego Aequíloco que dice que “El zorro sabe muchas cosas, pero el erizo sabe una gran cosa”; un verso que puede decirnos que el zorro nada puede con la defensa cerrada del erizo, o que es incapaz de concentrarse en una sola idea mientras divaga sobre muchas otras, al contrario que el erizo, que sí sabe a lo que va.

Tal vez ese verso sea la metáfora de la indecisión derrotada por la resolución, una figura perfectamente aplicable a Ronald Reagan -Bush hijo ni siquiera tenía esa idea única- y que ahora podría calzarle a Trump, con el consiguiente impacto que conlleva la supina ignorancia sobre la complejidad de un Estado moderno, el cual para poder gobernarlo con sensatez no contempla largos períodos de aprendizaje a partir de un nivel tan elemental como el que evidencia Trump.

Porque el problema además no es solo el tiempo que lleva ese ajuste, sino tener la capacidad para aprender…algo que Chávez nunca tuvo, por cierto.

6- Amanecerá y veremos, entonces; lo que no nos exime de especular sobre quién podría moderar este tsunami presidencial de indisciplina e improvisación, tan chavista para todos los venezolanos pensantes, y tan impensable para sus homónimos del Norte.

¿Quién lo puede frenar?, se pregunta el mismo Joaquín Pérez en el mencionado postSu partido, que en definitiva es el dueño de los votos en el Senado y en la Cámara de Representantes. Lo puede frenar el cuarto poder, los medios de comunicación; lo puede frenar la calle. Al fin y al cabo el país está partido por la mitad y esta elección polarizó demasiado.

Muy cierto…aunque recordemos que esos mismos parlamentarios, a su manera, son tan radicales como Trump, y que sus proyectos políticos personales son casi autosustentables por la misma estructura mental de quienes les votan.

Por otra parte hay que considerar que Trump es esa clase de personas que cuando se hace obvia una metida de pata, hacen lo necesario con tal de salvar la cara. Algo que puede ser peligroso.

También hay un escenario legal -que conduciría a un eventual impeachment-, que ha sido planteado por Cristopher Peterson del Quinney College of Law de la Universidad de Utah en su ensayo titulado Trump University and Presidential Impeachment –ver https://goo.gl/GVqaaO-, en el cual se mencionan los delitos de estafa , publicidad engañosa y extorsión por parte de la Trump University –cerrada en el 2010 luego de varias denuncias, y cuyo caso está en proceso en la Fiscalía del Estado de Nueva York y de California.

La “Trump University” era una empresa que ofrecía seminarios para ser exitosos en el sector inmobiliario, con la consigna de que se debía simplemente “copiar estas indicaciones para ser ricos”. Peterson recoge en su ensayo testimonios que confirman que los docentes incluso invitaban a los participantes a hipotecar su vivienda para así obtener los recursos necesarios para comprar el paquete docente que se les ofrecía.

Considerando que esa empresa siempre estuvo supervisada personalmente por Trump, sería perfectamente factible acusarlo directamente a él de esos delitos por los que la misma Constitución de EEUU estima necesario juzgar a todos los cargos públicos, incluyendo al Presidente, que presuntamente los hayan cometido, dentro o fuera de su ejercicio como tal.

Por supuesto que juzgar a un Presidente de EEUU no son conchas de ajo: primero se requiere la aprobación de la Cámara de Representantes, luego la del Senado, para así escalar el asunto a la Corte Suprema; y como todas estas instituciones están controladas por los republicanos, pues se puede considerar que lo planteado por el profesor Peterson es un simple coletazo agónico de perdedor, o una suerte de derecho al pataleo. Pero el caso está allí, y nunca se sabe…

7- Para efectos de Venezuela, que es lo que realmente le importa tanto al chavismo como a la oposición, si el régimen, o quien venga a gobernar dentro de algunos años, piensa que el país podrá seguir aprovechándose de su tradicional papel como exportador petrolero confiable a EEUU, mejor vaya asumiéndo desde ahora mismo que ello ya no será así por dos razones: en primer lugar porque EEUU dejará de ser nuestro comprador confiable en virtud de haber estado consolidando un liderazgo propio y de primera magnitud como productor mundial de petróleo, algo que en los planes de Trump se potenciará al máximo; y en segundo lugar, porque la desmantelación humana, técnica y material de PDVSA que ha conllevado la obvia baja en la extracción y refinación de nuestro crudo, nos permitirá exportar únicamente a los países con los cuales Venezuela tiene esos convenios que en su momento le permitieron adquirir una deuda monumental, la cual solo podría pagar con esas exportaciones. No habrá volumen disponible para exportar a nadie más, y por tanto, tampoco habrá ingresos extra.

De manera que esa renta petrolera, para salir en un futuro del pozo chavista en el que hundieron al país al menos por dos generaciones, solo estará disponible en una pequeña parte con relación al pasado, para dificultar más aún la tarea de reconstruirnos materialmente, y realizar esa inversión social y cívica indispensable para disponer de una población capaz de trabajar y ser competitiva en este mundo globalizado.

Es lo que hay.

Hermann Alvino

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s