Sobre la estrategia Referendo-TSJ, aunque no hagan caso.


1- Todo indica que la última línea de defensa del régimen para impedir que el referendo que revocaría a Maduro será el Tribunal Supremo de Justicia, puesto que si se logra la recolección de firmas de acuerdo a todas las caprichosas condiciones impuestas por el CNE, éste último tendrá las manos atadas para imponer algún otro requisito para aplazarlo.

2- Es perfectamente factible el poder recoger las firmas, y cumplir con el porcentaje y cobertura geográfica impuestos por el CNE. La organización está casi a punto, y solo resta confiar en la buena voluntad de los venezolanos libres para que se movilicen masivamente.

3- No está de más recordar que el sofoco de las fechas se debe en alguna medida al retraso de la oposición organizada en decidir cual iba a ser la vía consensuada para intentar sacar al chavismo de la Presidencia –referendo, constituyente, elecciones estadales, etc.-. Fue este retraso el que a la postre le ha permitido al CNE aprovechar cualquier resquicio para ir aplazando los hitos, y así apretar al límite el margen actuación opositora. Ya se ha llegado al final, y ahora solo queda completar la misión.

4- Ahora bien, si se realiza con éxito esta “jornada de recepción del 20 % de manifestaciones de voluntad” durante los días 26, 27 y 28 de Octubre, solo quedaría esperar el golpe final del TSJ para retrasar o impedir del todo el referendo. El término “fraude”, relacionado arbitrariamente con el proceso de recolección de firmas, seguramente será la base de cualquier sentencia contra los demócratas.

5- Con relación a lo temporal, hay que tener presente que el TSJ puede imponer el freno mencionado en cualquier momento, dependiendo de su estrategia y del progreso en la redacción de su sentencia. Formalizar su decisión ante el país puede ser tanto antes de esos tres días mencionados, como después, siendo irrelevante en cada caso, puesto que si bien en teoría mientras más temprano la oposición sepa a qué atenerse ello le daría un margen mayor para recurrir, es más que obvio que ni siquiera cabría esta posibilidad, puesto que la decisión del TSJ cerraría todas las vías alternas para ello. Legalmente hablando, no habrá siquiera derecho a pataleo.

6- La revocación del mandato como mecanismo de expresión popular se menciona en el Artículo 70 de la Constitución; dicho mecanismo se traduce en la eventual remoción presidencial de acuerdo al Artículo 72, donde se establece que todos los cargos y magistraturas de elección popular son revocables.

De acuerdo a ese mismo artículo, un referendo que se efectue cumpliendo la cuota de electores requerida, y cuyo resultado haya sido revocatorio, supone una falta absoluta del funcionario: “Cuando igual o mayor número de electores o electoras que eligieron al funcionario o funcionaria hubieren votado a favor de la revocación, siempre que haya concurrido al referendo un número de electores o electoras igual o superior al veinticinco por ciento de los electores o electoras inscritos o inscritas, se considerará revocado su mandato y se procederá de inmediato a cubrir la falta absoluta conforme a lo dispuesto en esta Constitución y en la ley”.

7- En el caso del Presidente, la falta absoluta se gestionará de manera diferente dependiendo de cuando se haya producido. Según el Artículo 233, si ésta se produce antes de terminar los primeros cuatro años del mandato, entonces se activaría de inmediato la elección universal para elegir al sucesor, un evento que deberá realizarse dentro de los 30 días consecutivos a la fecha establecida para dicha falta absoluta. El mismo texto indica que durante ese lapso el Vicepresidente asumiría la Presidencia. O sea Aristóbulo, para entendernos, o quién esté por él en ese momento.

Si la falta absoluta llegara a presentarse luego de esos cuatro años, entonces no habría elecciones generales de inmediato, sino que el mismo VP completaría el mandato hasta el sexto año, para entonces sí, proceder a una nueva elección.

8- Ahora bien, en justicia, los primeros cuatro años del mandato se cumplirían el 19 de Abril del 2017, puesto que fue en ese mismo día del 2013 cuando se realizó la toma de posesión presidencial, luego del último proceso electoral –Maduro v/s Capriles-, de manera que el apuro opositor para un referendo antes de mitad de período no sería tal –todavía quedarían unos 6 meses de margen.

Pero infortunadamente para los demócratas, con otro abuso del TSJ que no hay que olvidar, éste resolvió que el período presidencial de Maduro no inició aquel 19 de Abril del 2013, sino el 10 de Enero del mismo año, puesto que ésa sería la fecha de inicio si Chávez –ganador de las elecciones del 2012- hubiera tomado posesión de acuerdo a las fechas establecidas por la Ley. El mandato de Maduro, de acuerdo a la locura que nos rige, no es más que la culminación del período de Chávez. Por supuesto, si anticipan en tres meses el asunto, pues el margen opositor pasa a ser mínimo.

Aquella decisión del TSJ fue una insensatez por donde se le mire, pero es la que vale…

9- De manera que los escenarios son solo dos: o se realiza el referendo revocatorio a tiempo o el evento solo sería posible realizarlo ya traspasado el abusivamente establecido umbral de la mitad del período presidencial.

En el primer caso la falta absoluta implicará elecciones, en el segundo caso no, puesto que aún revocando a Maduro, quedaría el Vicepresidente. O sea que el chavismo seguiría en el poder.

10- En el primer caso también es obvio que habrá que ganarlo, de lo contrario el ridículo sería monumental. Pero efectuar el referendo a tiempo también conlleva dos posibilidades:

11- La primera es que si el régimen –el TSJ- lo permitiera, aunque todo le indique que la votación sería una avalancha contra el chavismo, entonces es porque creen que no se logrará el quorum, ni los votos opositores necesarios para revocar al Presidente. Este escenario implica que tal vez el régimen sabe algo que la oposición desconoce. O que tal vez habrá un entorno material muy hostil al votante, para no lograr el mínimo requerido para su validez. Éste es entonces un escenario que la MUD debe tomar muy en cuenta, para no caer en el triunfalismo posterior al éxito de las tres jornadas de Octubre, que sería adobado con el silencio del TSJ.

12- La segunda posibilidad es que el TSJ impida realizar el referendo a tiempo, imponiendo unas condiciones que ciertamente se podrán cumplir, pero que inevitablemente conllevarán “ese” justo retraso que provocará sobrepasar la fecha límite, o sea la mitad del período presidencial.

De ser así, como tememos muchos opositores, entonces habrá igualmente dos líneas de acción a escoger.

13- La primera es olvidarse del asunto, concentrarse en otro mecanismo opositor, como podría ser la Constituyente –que claramente estaría sometido a los mismos obstáculos legales que ha sufrido el proceso referendario-, las elecciones regionales y locales, y las del 2019, además de concebir y concretar una oposición de calle determinada, al tiempo que la AN sigue su trabajo legislativo, aunque  sea ignorado por el resto de los poderes públicos.

Si la eventual decisión fuera no realizar el referendo, porque sus efectos solo servirían para revocar a Maduro sin activar automáticamente una elección Presidencial, pues alguien podría ir pensando en qué hacer. La jugada del TSJ se conocerá en muy poco tiempo, de manera que la decisión también deberá apurarse, para no repetir el limbo del tira y encoge de los diversos componentes opositores, cuya única consecuencia sería perder más tiempo, y seguirle dando más oxígeno al chavismo.

14- La segunda posibilidad es realizar el referendo de todas todas, y aunque ya no sirva para activar las elecciones presidenciales, sería una catarsis nacional y  una bofetada electoral a Maduro…pero entendámonos, esa bofetada es justamente lo que están esperando sus enemigos dentro del mismo chavismo, y así tener la excusa perfecta para defenestrarlo.

Porque ese referendo  solo sería una suerte de trabajo sucio opositor, además de un gran favor que les estarían haciendo al resto de caimanes que quiere la Presidencia, a costa de un tonto que no sabe qué hacer con el coroto, pero que no pueden proceder a sacarlo de allí sin una razón muy poderosa. La derrota tan contundente que sufriría Maduro, hasta se llevaría por delante a su principal apoyo para sostenerse en el poder, o sea los cubanos, con gran alegría de sus rivales internos.

15- Realizar entonces un referendo chucuto, solo serviría para servirle la cabeza de Maduro en bandeja de plata a quienes solo están esperando la oportunidad y las circunstancias adecuadas, sin parecer unos traidores a la “revolución”,  para así capitalizar el descontento de la misma base chavista, y aparecer como los salvadores de la “revolución”.

16- Visto así, y en el caso de que solo se revoque a Maduro sin elecciones presidenciales, y a sabiendas que cualquier otro vicepresidente chavista que ascienda a la presidencia, conllevará más ruina nacional, la MUD debería preguntarse si prefiere seguir con Maduro hasta el 2019, o asfaltarle el camino a Cabello, Padrino, El Aissami, o incluso a Ameliach.

En síntesis, el objetivo del referendo revocatorio es quitar a Maduro de la Presidencia, y al chavismo del poder, basándose en el supuesto que los demócratas ganarían la elección presidencial; pero realizarlo solo para revocar a Maduro, y que el régimen continue intacto no parece muy sensato, dado el enorme esfuerzo realizado para llegar hasta aquí.

Y es sobre este último desenlace que la MUD debería preguntarse si prefiere la conexión cubana, la del Fuerte Tiuna, o la conexión siria; esto es, la MUD deberá decidir si se queda con lo malo conocido, que es un tonto de capirote, o se arriesga con alguno de los otros malos igualmente conocidos, que además son muy malvados, y que de tontos no tienen nada, siendo muchísimo más peligrosos que el bobo de la yuca que ahora está en Miraflores.

¿Alguien en la MUD estará pensando en estas cosas? Porque si a nadie le consta, sería un buen aporte hacerles saber que aunque no lo quieran, éstos son los escenarios, y que si se equivocan en el camino a seguir, entonces sí que no habrá ya esperanza alguna de recuperar la libertad durante muchos años más.

A ver quién toma una decisión sensata e indica el camino a seguir.

Hermann Alvino

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s