El final está cerca, pero no sabemos cuál es…


La velocidad con que se difunde el rumor confirma que en materia de información nuestros pueblos aún no han superado del todo la etapa tribal -en el libro Santa Evita, de Tomás Eloy Martínez, se lee la frase el rumor es la precaución que toman los hechos antes de convertirse en verdad-. Puede que sea así.

Ya se lo topa uno desde diversas y disímiles fuentes: Maduro renunciará para darle oxígeno al régimen. Las variantes son numerosas, aunque todas coinciden en que ésa es la única vía para que el chavismo pueda sobrevivir al menos hasta el 2019, luego de habérsela jugado completa con ése inútil. Porque Nicolás es demasiado ignorante e incapaz de aproximarse siquiera a la complejidad del Estado, y además muy poco dado a aprender. Lo de él es el discursito mala copia de Chávez y de Fidel, pero más nada; algo que se sabía desde siempre.

Recordemos que Nicolás entra en el círculo del poder no solamente por ser una ficha de Fidel -quien luego de haber convertido a Chávez en su colonia mental, lo recomienda para que se le asignen mayores responsabilidades-, sino como guardaespaldas; un trabajo al que pudo acceder solo por su tamañote, aunque sin mayores habilidades marciales, ni esos reflejos automáticos que los especialistas sí tienen para lidiar cuando peligra la vida de su protegido.

Ninguna virtud pues, caracterizaba a Nicolás para ejercer oficio alguno, al tiempo que su neblina mental le impedía aprender algo útil, muy al contrario de otros que ejercieron el poder con cierta solvencia, aún siendo iletrados hasta bien entrados en años, porque tuvieron la voluntad y la inteligencia para superarse.

A Nicolás, pues, le está llegando el final, mediante un escenario que en ningún caso le gustará –como tampoco a la corrupta que por ahora le acompaña-: comprobará cómo la pompa y la alabanza desaparecerán en pocos segundos, y cómo su poder se desvanecerá inmediatamente luego de salir de Miraflores, para sentir el desprecio sus propios amigotes del presente, quienes ni siquiera le responderán las llamadas, porque ellos no tendrán nada que agradecerle. Allá él pues, quien inevitablemente cosechará toda la ignorancia que voluntariamente cultivó en vida, y todo el desprecio que fue regando durante estos años.

Pero el rumor de su salida, una vez completada la mitad del período para poder traspasar la Presidencia, de acuerdo a la Constitución, al Vicepresidente que él designe -o sea al que le impongan, para de paso bajar de esa nube a Aristóbulo-, viene acompañado de tres componentes, que no necesariamente son para bien del país.

La primera es la transacción que obligatoriamente habría que concretar con la oposición –al menos con esa parte de la MUD que se jugó todo a la carta única del referendo revocatorio-; una negociación que se sustenta más en la presión internacional que habría si definitivamente no hay referendo este 2016, que en la fortaleza y capacidad de maniobra de esa MUD –la cual, sin referendo estará quemada ante el opositor de a pie, a quien ilusionaron con ese asunto para que al final no ocurriera nada.

La necesidad del régimen en mostrar una cara flexible con la salida de Maduro se complementará entonces con la urgente sed de esa MUD para mantener un mínimo de vigencia. Negociemos pues, dicen ambos sectores, para que el régimen atribuya esa apertura –es un decir-, y esa MUD se atribuya el logro, a cuenta de la gran presión ejercida hasta ahora –es otro decir…

Por supuesto que salir de Maduro no necesariamente implicaría progreso alguno para la libertad, ni para medio oxigenar la producción de bienes y servicios, mucho menos para importarlos con un barril de petróleo que ronda los 38 dólares. Pero es a partir de esa salida donde realmente comienzan las especulaciones, partiendo de que el régimen sabe que su tiempo expirará con las elecciones presidenciales del 2019 -porque no importará a quien pongan de candidato, ni a quien ponga la oposición, mientras ésta vaya unida, ya que la derrota chavista será inevitable.

De manera que frente a esa realidad, el chavismo tiene tres opciones: o raspar la olla para luego irse a casa –luego se vería cómo perseguirlos, aunque muchos ya estarán viejos como para  siquiera sentarse en el banquillo-, o darle un palo a la lámpara para que de una forma otra no se realicen esas elecciones, o recuperar parte del prestigio perdido –es otro decir…- para enfrentarse con posibilidades a dicha elección, una opción que se activaría automáticamente con la salida de Maduro, para lo cual el régimen tendrá que disponer de una carta ganadora que medio gobierne estos dos años venideros; y esa carta ya tiene rostro -Padrino López-, quien estaría destinado a reforzar la simbiosis entre esos civiles que sirven de pantalla y pompa institucional, y los militares que seguirán teniendo el poder real –literalmente hablando, además…

Éste escenario, prescindiendo de un golpe seco de las fuerzas armadas, es el mejor para toda esa gentuza, y tal vez el único que serían capaces de hacerle tragar a sus propios seguidores.

Por otra parte, la segunda componente del rumor es la que en parte despista, porque apunta a que la remoción de Maduro implicaría una apertura objetiva hacia una transición liderada por alguien ajeno al chavismo, pero aceptado por éste. En este sentido las malas lenguas apuntan a un político de la democracia prechavista, a un civil obviamente ajeno al núcleo duro chavista, con un prestigio más o menos sólido dentro de todo lo que ha ido quedando de decencia en estos años de degradación generalizada; alguien que efectivamente ha sido opositor, pero light -en términos de no haber utilizado frontalmente ese lenguaje procaz que impuso Chávez y que han clonado Cabello y Maduro. Alguien –en fin…-, al que Chávez lanzaba piropos de vez en cuando, intentando reforzarlo como cabeza opositora –justamente por lo light-. El barinés tal vez pensaba que esa benevolencia hacia ese perfil opositor a la postre le haría heredar parte de ese prestigio de estadista que nunca pudo obtener por cuenta propia.

Malas lenguas pues, pero entendámonos, una opción deseable en comparación a cualquier otra; lo que pasa es que esa clase de apertura implicaría muchas reformas institucionales, además de iniciar numerosísimos procesos legales para tanto ladrón chavista; y es allí justamente donde la puerca torció el rabo, porque nadie que tenga tanto poder -como el que tienen actualmente las fuerzas armadas-, lo cedería a cuenta del qué dirán en otros países u organizaciones internacionales, menos aún si su vida no peligra en absoluto, cuyo apresamiento por parte de la DEA o la Interpol técnicamente sería imposible, y cuyo exilio sería más que improbable -teniendo además  a Cuba como opción última, o Francia, tan acogedora ella de tantos dictadores asesinos africanos y haitianos, todos ellos multimillonarios, claro está.

Pero, como de repente nuestros generales saben algo que uno no sabe, o piensan que por más que se afinquen en el poder, la olla de presión del hambre y la escasez podría llevárselos por delante, a lo mejor optan por soltar el coroto…el detalle es que en ese escenario tanto unos como el(la) otro(a) arriesgan mucho, porque los de uniforme podrían ver diluídos sus privilegios, y hasta se expondrían a decenas de imputaciones penales, y quien tome el poder se quemaría en muy poco tiempo si optara por hacerse la vista gorda sobre ese desfalco nacional.

Por ello es que el rumor contiene una tercera componente, o sea la ammistía –o lo que sirva con el mismo objetivo de permitir que los ladrones se vayan de rositas-, la cual sería la condición previa para la apertura.

Esa componente es la más inquietante, aún sabiendo de sobra que el honor no está en la agenda de los pueblos, y estando seguros que siempre habrá muchos demócratas opositores que aceptarían esa condición a cuenta del realismo político que siempre han predicado –y que de paso sirvió para el sobreseimiento de Chávez luego de ir preso por su intento de golpe.

A ver quién acierta sobre cómo se seguirá desarrollando esta pesadilla creada por millones de irresponsables que soñaron que la riqueza les caería del cielo sin tener que trabajar.

Hermann Alvino

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s