Falta astucia griega, o pelota caribe.


A veces la astucia y no la fuerza bruta es la que hay que utilizar en la vida -cada uno de nosotros conoce decenas de ejemplos que confirman esa verdad, y que van desde la educación de los hijos hasta la rutina en el lugar de trabajo-; una astucia que se hunde en la leyenda de la historia de la humanidad -tal vez el episodio más antiguo reseñado sea el del caballo de Troya propuesto y llevado a cabo por Ulises para colocar guerreros aqueos dentro de dicha ciudad, quienes abrirían las puertas a sus fuerzas de choque para darle finiquito a una guerra de diez años, en la cual la fuerza bruta de bando y bando lo único que causaba era más muerte

Es que sin astucia de sus generales, ni el ejército más poderoso podría derrotar a nadie; y sin irnos tan lejos, los amantes del cine recordarán la escena del film Los Intocables, en la cual Eliott Ness le pasa una nota al juez del proceso a Capone, indicándole que todos creen que el mafioso no solo había comprado al gran jurado presente en esa sesión, para que le abosolviese de los delitos que se le imputaban, sino que éste también habría sobornado al mismo juez. La indignación del magistrado –quien evidentemente no era chavista- le impulsó a cambiar de inmediato al jurado -el cual efectivamente sí había sido sobornado- por el de otra sala, quien aplicando su criterio imparcial procedió a condenar a Capone. Astucia, pues, pura y dura, necesaria luego de aplicar mucha fuerza bruta combatiendo la mafia de Chicago, pero que a la postre iba a ser estéril si no había condena.

Es esa clase de astucia la que le falta a la MUD, a Torrealba, a los diputados opositores de la MUD, porque aplicar fuerza bruta con millones de manifestantes, al tiempo que el régimen sigue haciendo lo que le viene en gana, es un desperdicio de tiempo, de recursos, de esfuerzo humano, y de esperanzas, y un desgaste político que inevitablemente les pasará factura.

A estas alturas esos líderes opositores ya deberían haber descubierto lo que muchos venezolanos saben, y es que el referendo probablemente no se efectuará dentro del lapso requerido –de nada sirve ganar la partida fuera de lapso, para que la Presidencia la asuma un Vicepresidente que el Presidente en ejercicio designe para sucederle…

De manera que ahora, la primera misión de esta oposición no es forzar un referendo, que a todas luces el régimen impedirá de una forma un otra –recurriendo a razones técnicas, decretando un estado de excepción, o en última instancia, mediante alguna resolución fantasiosa del TSJ-, sino el ir pensando qué hacer si ese escenario se hiciera realidad: ¿incendiar al país?, ¿esperar las elecciones estadales y locales que el régimen colocó en un limbo sin que ninguno de los honorables diputados opositores se percatase?, ¿esperar a las elecciones presidenciales del 2019?, ¿tirar la toalla para que el vacio opositor lo llenen otras personas algo más competentes para estos menesteres?…

Parece entonces que ésa es la única misión que les queda …por falta de astucia. Su torpeza es tan llamativa que ahora anuncian que presionarán a las delegaciones del CNE con manifestaciones en todas las ciudades, lo cual es justamente lo que no hay que hacer, puesto que si cuando esa acción se realizó en la sede central de dicho organismo, hasta el TSJ decretó un amparo a favor de las cinco rectoras a cuenta de su integridad física, imaginemos lo que decretará cuando esas tomas estadales se produzcan. Esas acciones, que son muy distintas a manifestar masivamente  en cada ciudad, solo aportarán más excusas para que el régimen no mueva ficha, y no se realice a tiempo el referendo.

Porque, si desde el mismo inicio del mandato legislativo se hubieran sentado a pensar cómo lograr el referendo seguramente a alguien se le habría encendido el bombillo y habría descubierto que, después de todo, realizar el referendo solo depende del criterio de los rectores(as) del CNE, o sea de Tibisay, de Sandra, de Luis Emilio, y en especial de Tania y Socorrito.

Con un poquito de astucia se habrían repasado el Código Penal Venezolano para ver en qué delitos incurre un funcionario al retrasar alevosamente un proceso al cual un ciudadano tiene derecho, junto a los costos que al Estado ello le accarrearía y el abuso de autoridad implícito. Descubrirían que con pocas modificaciones al articulado, las actuaciones que en los meses siguientes caracterizaron la conducta de las rectoras, perfectamente podrían asociarse con el delito de prevaricación –esto es, con tomar decisiones injustas a sabiendas-, con  un delito contra la hacienda pública, y con uno por abuso de autoridad.

Unas pocas modificaciones a nuestro Código Penal, entonces –cambios casi imperceptibles que pasarían sin pena ni gloria dentro del diario desmadre nacional-, bastarían para colocar a nuestras rectoras –y otros miles de funcionarios chavistas- en una posición estratégicamente muy débil, y todo simplemente concretando un poco más la redacción de algunos delitos y estableciendo un largo período para evitar su prescripción.

Esos cambios se habrían logrado en pocas semanas, mucho antes de que las rectoras cometieran dichos delitos, de manera que tampoco podrían evadirse recurriendo a que serían juzgadas retroactivamente;  y por tanto, luego de esos cambios de la Ley,  habría bastado una llamadita telefónica para indicarles que estirar la arruga en materia de fechas, y ponerle trabas al proceso del referendo, de todas todas las implicaría en algún delito, el cual teniendo un largo período previo a su prescripción, les pillaría incluso años después, cuando el régimen feneciera, y los demócratas comenzaran a aplicar la Ley como es debido…una Ley que en su momento les prohibirá salir del país –o estando fuera, pues solicitaría un mandato de captura vía Interpol-, al tiempo que la Contraloría les aplicaría la misma medicina de la inhabilitación política que a ellas tanto les ha gustado con algunos opositores, y eventualmente ponerlas tras las rejas.

Puede que nuestras rectoras sean muy valientes, aunque el comportamiento que mostraban cuando estaban en la universidad era el característico de todo ñángara que se respete, esto es, actuar en cambote sobre alguien indefenso y recurrir al respeto de los derechos humanos cuando la situación se les revertía. Puede que ahora se sientan guapas y apoyadas, y dispongan de una impunidad real, pero la sola posibilidad de que entrandito en la tercera edad les caiga encima la Ley –porque todas ellas saben de que ésto se acabará más temprano que tarde-, ya sería más que suficiente para moderar sus actos, o más aún, para darles la posibilidad a alguna de ellas, si bien de manera muy disimulada, para pasarse al bando demócrata –un acto que lejos de causar indignación en los opositores más bien debería recordarles que en todas las postdictaduras los gobernantes han tenido que recurrir a quienes mandaban antes de ellos, porque gente nueva no cae del cielo.

Y ésta es solo una de las decenas de medidas que la oposición habría podido intentar, en vez de aplicar una fuerza bruta que de todas todas no tiene ninguna posibilidad de triunfar.

Los atribulados seguidores de los Leones del Caracas –al menos durante aquellos tiempos cuando Morales y Prieto eran los propietarios, antes de que el equipo cayese en las redes de la Organización Cisneros- recordarán que cuando a mediados de los años 90 los peloteros ponían la torta bateando y corriendo las bases, el mánager Pompeyo Davalillo se volteaba a la grada indignada al tiempo que abría los brazos y decía ¡Es que no hacen caso!

Con todo, aquellos Leones ganaron el campeonato 1994-95…es que Pompeyo, con ese nombre zuliano y romano, sucesor del griego Ulises, y con su pelota caribe, era mucho manager, que es lo que ahora echamos en falta dentro de tanta expectativa nacional.

Una expectativa que habrá que ligar para que no se convierta en desesperanza.

Hermann Alvino

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s