O tontos o cínicos.


Falta mucho para sacudirse al chavismo de encima, pero el peñonazo que Chávez lanzó para tocarle las narices a medio mundo resultó ser un boomerang que ya ha iniciado su trayectoria de vuelta para partirle la cara al régimen venezolano. Da pena ajena seguir los debates en los foros internacionales dentro de los cuales se nota un claro cambio de aires, incluso por parte de varios de los gobiernos que durante años han sido chulitos del chavismo, lo que pasa es que no se deciden a actuar, y eso se notó en la sesión más reciente de la OEA,  en la cual se dejaron engatuzar por los representantes de Venezuela, Bolivia y Nicaragua, que le dieron vueltas al reglamento para impedir la votación que conllevaría la aplicación de la Carta Democrática que tanto temen esos tres gobiernos.

Al mismo tiempo, Maduro, en un gesto de baja ralea y obviamente nada diplomático,  manda a  Almagro meterse esa carta por donde mejor le cabe –http://goo.gl/qAFPtn-. No esperábamos menos, dado el nivel del debate este colombovenezolano ha impuesto, intentanto perfeccionar la bahorrina retórica de su mentor barinés.

También llama la atención que el guión madurista es exactamente igual al que aplicaba Fidel a inicios de los años 60 del siglo pasado, justo luego de que los EEUU y los países latinoamericanos se decidieron a actuar conjuntamente para combatir el comunismo cubano y la descarada interferencia fidelista en la vida interna de toda la región. Ello es un elemento que confirma la tutoría cubana en el discurso internacional chavista, la cual a su vez es la expresión directa de ese dominio cubano sobre el régimen venezolano.

Los argumentos del representante venezolano en la OEA, por su gestual  son objetivamente patéticos, pero  por su contenido son a la vez muy astutos. Se nota que se siente en minoría y patalea, e incluso asume una actitud de corderito nada cónsona con la prepotencia que el chavismo ha mostrado cuando la diplomacia petrolera era su arma para comprar voluntades.

No extrañan las posturas de los representantes de Bolivia y Nicaragua, aunque la ambivalencia por parte de Uruguay y México sería comprensible si esta reunión se hubiese efectuado hace un lustro, antes de aquellas reacciones chavistas extremas y groseras cuando la presencia de María Corina Machado en la misma OEA; allí se mostró el verdadero rostro del régimen venezolano cuando se siente apoyado, y ya sabiendo eso, pues la actual ambivalencia con guante blanco es vergonzosa.

A las delegaciones chavistas no se les puede tratar en ningún foro con guante de raso, porque sus representantes han probado muchas veces carecer del más elemental sentido de la decencia verbal, y han ignorado ese protocolo internacional que lleva casi tres siglos y que ha permitido compartir un espacio para debatir sin temor, pero con mucho respeto –desde Westfalia, pasando por Viena, Versalles, la Sociedad de las Naciones, hasta llegar a las instituciones contemporáneas-. El paso lo marcó Chávez con su Aquí huele a azufre durante su penosa intervención en la asamblea anual de la ONU.

Por su parte, el castrismo se ha metido durante décadas en los asuntos internos de todos los países latinoamericanos –y hasta los de algunos africanos-, pero basta opinar sobre el régimen isleño para que de inmediato sus diplomáticos -y toda la corte de la intelectualidad progresista internacional- se indignen por esa interferencia en la vida cubana. Lo mismo pasaba con la extinta URSS, y más recientemente con China, que considera el problema del Tibet –entre otros- como un asunto interno, al igual que el caso Taiwan.

Y ése ha sido el mismo abordaje que impuso Chávez desde el inicio de su ciclo de poder, metiendo la mano -y los dólares del petróleo de todos los venezolanos- en Bolivia, Ecuador, Argentina, Uruguay, Brasil, Paraguay, Perú, Chile, Colombia, Honduras, El Salvador, Nicaragua, Jamaica, Islas Granadinas, etc., -sin olvidar España, donde ahora sus podemitas son prácticamente la segunda fuerza parlamentaria-, al tiempo que insultaba y clamaba interferencia en los asuntos internos venezolanos frente a quienes opinaban sobre la barbarie que él iba imponiendo dentro de su propio terruño.

Es probable que esos países que conocen muy bien lo que ocurre en Venezuela sigan con su ambivalencia en virtud de los negocios que implican para sus industrias la exportación de tantos productos a un país que ya no dispone de infraestructura manufacturera; también es probable que piensen que ya pasó el susto que les causó la influencia chavista en sus respectivos países –en cada elección a presidente, el Comandante se alineaba y financiaba algún candidato local, a ver si lograba ganar y consolidar su proyecto de poder regional-, y estimen que el chavismo como tal ha perdido fuerza y capacidad de influir en esos lugares.

Lo que no parecen notar, sin embargo, es que el chavismo no es el problema, sino sus patrocinadores cubanos, quienes nunca renunciarán a meter mano en cualquier parte donde se los permitan las circunstancias y la ceguera de los gobernantes. Darle oxígeno al chavismo es dárselo al régimen cubano, a las guerrillas colombianas, al régimen de Nicaragua y de Bolivia, además de cohonestar las payasadas más o menos peligrosas del presidente ecuatoriano.

Allá ellos si piensan entonces que el chavismo ya es inofensivo para sus pueblos, porque esa ambigüedad, aparte de la presencia cubana que siempre será una piedra en el zapato, a lo que también está contribuyendo es a estirarle a las arrugas al chavismo y a pemitirle ganar tiempo -a ver si el aire vuelve a soplar favorablemente a sus jerarcas- mientras el país se hunde en la pobreza y la anarquía, y se consolidan las bases de una larga guerra civil. Después de todo, Cuba es una isla con un régimen que lo controla todo, mientras Venezuela está en el continente, es inmensamente grande, con un régimen que ya no controla nada, y con unas riquezas que la debilidad de sus fuerzas armadas corruptas deja a la mano de cualquier proyecto temerario, venga de donde venga.

Y un país así, nadie lo debería desear como vecino; y por si aún no se percatan de ese peligro, bien podrían mirar lo que sucede en el  Cáucaso, en Ucrania, en Iraq, y tener bien presente el horroroso escenario que en esas regiones se ha consolidado luego de tantos gobiernos corruptos alternados con vacíos de poder.

Así entonces, ser guabinosos en poner contra la pared al chavismo es promover la desestabilización de la región. Tal vez esos encorbatados representantes de habla delicada no tuvieron la oportunidad de compartir estudios con esta clase de ñángaras, que siempre han compensado su naturaleza cobarde y ladina actuando en grupo, en una suerte de agavillamiento físico para cercar y apalear a sus adversarios cuando éstos andaban solos por los pasillos de la universidad y el liceo. Pero luego bastaba con emboscar a alguno de esos criminales cuando éste a su vez estaba sin la protección de su banda de compinches para comprobar su cobardía y su cambio de actitud…como cuando Chávez se las veía negras, como cuando el mundo se pone recio y ellos claman interferencia en sus asuntos internos.

Porque en todo tiempo y lugar, y en cada oportunidad, ellos siempre han actuado así, está en su naturaleza, aunque el embajador ante la OEA quiera disimularlo, y los otros demócratas sentados allí no lo comprendan del todo. O no quieran ver la realidad tal como es.

O son tontos o son cínicos, pues.

Hermann Alvino

Anuncios

Un comentario en “O tontos o cínicos.

  1. Ni no lo no ni lo otro. Tú lo has dicho muy bien, están es a la espera de participar de la rebatiña haciendo negocios para exportar desde sus países desde comida hasta vehículos, porque aquí no hay ni pa’remedio literalmente hablando.

    Un abrazo, saludos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s