Un barbero muy peligroso


A principios del siglo XX el filósofo británico Bertrand Russell describió mediante una historieta una paradoja cuya resolución es lógicamente imposible; se trata de la Paradoja del Barbero, cuyo texto puede transcribirse de la siguiente manera:

“El único barbero de la ciudad dice que afeitará a todos aquellos que no se afeiten a sí mismos. Pregunta: ¿quién afeitará al barbero? Si no se afeita a sí mismo entonces él sería una de las personas de la ciudad que no se afeitan a sí mismas, con lo cual debería de afeitarse, siendo por tanto una de las personas que se afeitan a sí mismas, no debiendo por tanto afeitarse.” –http://www.filosofiahoy.es/La_paradoja_de_Russell.htm

Entonces ¿cómo proceder?

Este problema, que puede parecer banal, a la postre terminó generando contenidos fundamentales de la Teoría de Conjuntos; el razonamiento aplicado a esta paradoja se puede leer en la página del referido enlace – hasta ahora solo se ha podido resolver conviniendo una suposición arbitraria para salir del paso-. Se trata de abordar el tema de si un conjunto que abarca a todos los conjuntos constituye un conjunto en sí mismo. Para salir del atolladero se ha resuelto que este supra conjunto pues no es un conjunto. Y lo dejamos hasta aquí.

Pero dicha paradoja no solo entra de lleno en los estrechos callejones de los razonamientos que prevalecen en las Matemáticas, sino que también se asoma al laberinto de la lógica del TSJ, cuyo un impacto en la vida de todos los venezolanos es mucho más grave que los insomnios que puedan tener los matemáticos con sus problemas; porque el TSJ, con su mandato constitucional para resolver los conflictos de poderes e interpretar las leyes y la Constitución, representa al barbero de esta historia, mientras que el Poder Ejecutivo –Maduro y sus amigotes- y el Poder Legislativo –la Asamblea Nacional- encarnan a los habitantes de la ciudad.

El meollo de la paradoja surge cuando el TSJ deja de ser imparcial, al tiempo que nuestro marco legal no ofrece ningún otro mecanismo para resolver dichos conflictos, porque al no haber un camino para poner en su lugar al TSJ –o sea de afeitarlo- por ser éste es el único intérprete de la Ley, pues no hay forma de salir de la paradoja, porque al TSJ, cual barbero, nadie lo puede tocar, y éste tampoco puede hacerlo consigo mismo. Y ya sabemos lo que pasa si llegáramos a estar a merced de la navaja de un barbero incompetente y que además se sabe impune –los amantes del cine recordarán el film Sweeney Todd, https://es.wikipedia.org/wiki/Sweeney_Todd

Por supuesto que si los matemáticos acordaron rodear el problema estableciendo arbitrariamente una convención, el TSJ puede salir del laberinto si se propusiese ser imparcial como incluso establece la constitución chavista vigente.

Por otra parte hay que recordar que la sentencia del TSJ con la que pretende cercenar las atribuciones de la AN viene de lejos, no solo por los obvios vínculos de su presidenta Gladys Gutiérrez con Chávez -y ahora con sus herederos-, sino por su opinión acerca de la autonomía de los poderes públicos, un asunto que desarrolló a plenitud en su tesis de doctorado –ver https://vivalapolitica.wordpress.com/2016/02/14/apostillas-chavistas-v-basico/, un trabajo en el cual se defiende que cada poder tiene el grado de libertad suficiente como para no ser sometido al control del Poder Legislativo.

El detalle que convenientemente olvida la magistrada es que en el máximo nivel de nuestro sistema político solo son electos por votación popular: el Presidente de la República y los diputados a la AN, y por tanto todos los demás funcionarios no electos -aunque designados por el Poder Ejecutivo y por el Poder Legislativo-, están subordinados al control parlamentario –Fiscal, TSJ, Contralor, CNE, Ministros, etc-; y siendo así, hasta el mismo Presidente está sujeto a dicho control, pero como él también está legitimado directamente por el voto ciudadano,  la Constitución le otorga al mandatario algunos mecanismos de actuación compensatorios.

De manera que al igual que el barbero al cual nadie podía afeitar, al TSJ nadie lo puede hacer rectificar, y si el barbero por mandato no debería afeitarse a sí mismo, el TSJ tampoco debería intepretar leyes a partir de un favoritismo descarado para apoyar al régimen que ha esquilmado al país.

Es lo que hay en un país donde la estulticia e ignorancia legal del chavismo se complementa con su impunidad para interpretar las cosas a conveniencia, y cuando no pueden hacerlo, pues simplemente no obeceden a la AN, la cual si no reacciona rápido entrará en ese tobogán de pérdida de credibilidad –comentado en https://vivalapolitica.wordpress.com/2016/02/06/el-desacato-y-la-credibilidad-de-la-an/

¿Cómo hacer para que el TSJ y el Ejecutivo se atengan tanto al texto como al espíritu de las leyes vigentes –aun siendo éstas deformes y mal concebidas? Pues las salidas son muy pocas, y entre ellas están caminos empedrados como el de la rebelión popular –con el riesgo de llevarse todo por delante y abrirle la puerta a una mano fuerte que apague la candela, y luego sabemos cómo terminan esas cosas-, un gesto de las fuerzas armadas –por ahora improbable, dados los precedentes y la entrega de su ministro al régimen-, un gesto del régimen para el bien de su pueblo –no solo improbable, sino imposible dada la combinación de cinismo y fanatismo que los embriaga a todos ellos-, o simplemente la nada, a esperar las elecciones para gobernadores y alcaldes, y luego las presidenciales mientras el país se sigue desmigajando, los estómagos encogiendo, los niños enfermos muriéndose, y los adultos sufriendo sin esperanza de salir de la pesadilla a corto plazo.

Porque al igual que las paradojas, que por definición no se pueden resolver salvo desarmándolas desde su misma base conceptual, pareciera que salir del chavismo solo sería posible si llegara a suceder algo muy gordo.

Y a la espera estamos todos, para bien o para mal.

Hermann Alvino

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s