Bora, con B de Barreiros


mariposa11-1100x619

Llama a tristeza la bora que carcome el embalse de la Mariposa (ver foto), cuya explicación química apunta a las sustancias utilizadas como abono para los cultivos de la región -tales como el fósforo y el nitrógeno-, las cuales se unen al agua de regadío que a la postre llegará sin ser tratada adecuadamente al atribulado embalse.

Eso es fantástico para las algas, que comienzarán a crecer desmesuradamente, creando un problema que se podría prevenir –o al menos mantener a raya- oxigenando el agua de nuestra laguna, y por supuesto gestionando adecuadamente el sistema de tratamiento previo de los líquidos que allí se vierten, el cual, como toda la infraestructura administrada por el chavismo está colapsado al punto que en este caso no solamente no hay tratamiento de esas aguas de riego y abono, sino que tampoco lo hay para el resto de agua derivada de las zonas urbanas ubicadas en dicho ecosistema.

A la Mariposa entonces no le llega solo química, o sea nutrientes para las algas, sino resíduos, desechos orgánicos en crudo, y basura; los expertos hablan de lo indispensable de una oxigenación para inertizar esos elementos absorbidos por las plantas, lo cual –con el perdón del salto de un escenario a otro- de alguna forma es un espejo de cómo el chavismo ha cubierto al país con una bora de abuso y latrocinio, que solo podrá erradicarse oxigenando al sistema –esto es, sacándolos del poder- y tratando cívicamente a la acción ciudadana desde la fuente misma –entiéndase la educación de los jóvenes.

El problema es que además de oxigenar para prevenir crecimientos futuros, primero hay que entrarle con tractores y maquinarias varias para erradicar lo que ya existe y que actualmente lo asfixia todo. Y eso vale tanto para la bora como para el chavismo.

La juez Susana Barreiros es el ejemplo de bora más diáfano –si cabe el término- al haberle arruinado con mala fe la vida a una persona, a su esposa, hijas, padres, familia y a media Venezuela que sufre con ellos, sintiendo como propio el dolor y la rabia de saber que alguien inocente entra lleno de vida a una cárcel militar para eventualmente salir cincuentón y avejentado. Una diferencia abismal entre aquel sistema que liberó al barinés golpista y traidor a su juramento constitucional junto a la banda de delincuentes que lo rodeaba a quienes se liberó incondicionalmente, con todo y que ellos sí dispararon, asesinaron y destruyeron.

Susana Barreiros es la representante de esa alga que todo lo invade, luego de crecer a cuenta de una riqueza petrolera que solo ha servido para alimentar esa avidez derivada de tanta bajeza y frustración humana, latente durante toda la democracia prechavista y que por carambolas de la Historia y torpezas de sus protagonistas de entonces pudo acceder al poder.

Los italianos, a quienes no les atribula el chavismo sino la mafia, definen esa presencia que se ha colado en todos los rincones de su sociedad como la piovra –una suerte de pulpo con tentáculos que todo lo tocan, empegostan y ensucian-; ellos saben muy bien que esa lacra solo podrá ser erradicada conjugando un radical exterminio de la cultura que permite dicha coexistencia entre la clase dirigente y la mafiosa con un abordaje legal que permita encerrarlos de por vida, por asesinos y ladrones. A ambas.

Con todo, se sabe que ello es una condición necesaria más no siempre suficiente, porque hay estirpes cuyo efecto maligno solo es posible erradicarlo liquidándolas. Así ha sido siempre, aunque arrugen la cara los demócratas genuinos y profundamente imbricados con la cultura de los derechos humanos. Porque todo tiene un límite.

Parece entonces que por más que nos empeñemos en negarlo, hay síntomas que indican que existen procesos nefastos para la sociedad que la democracia no es capaz de controlar, mucho menos erradicar, y que si se dejan sueltos, asfixian a toda una sociedad. Como la bora, y como el chavismo.

Pareciera igualmente que Barreiros ha confirmado la inutilidad de hablar de reconciliación sin que previamente haya una justicia de rostro terrible e inmisericorde para darle su merecido a esos monstruos, término utilizado por Maduro hacia el martirizado Leopoldo López que ahora legítimamente le arrancamos de su boca para defirnir así a este presidente ilegítimo, a la juez, a todos los jerarcas que destilan el pus del odio, y a los pata’en el suelo que anduvieron de matones callejeros el día de la sentencia.

Por otra parte, dado el estado de degeneración al que ha llegado este régimen –que es el mismo al que en su momento llegó el de Cuba-, todo indica también que ya no le importa a nadie que la MUD y sus asociados hablen solo de reconciliación olvidando mencionar dicha justicia institucional, porque ésta no será suficiente para acabar con ese odio chavista, como tampoco será capaz de dispensar la pena que realmente merece esa gentuza.

Por eso es que los pueblos se rebelan y comienzan a volar cabezas al margen de conveniencias electorales, sean de la MUD, de Capriles o de quien hasta ahora ha utilizado un pacifismo que se ha revelado tan inútil como los comunicados tranquilizantes y manifestaciones catárticas opositoras; porque esos pueblos, en el fondo saben que una parte importante de estas cosas inevitablemente debe resolverse por la malas.

Olvídense entonces de esos manuales para gestionar oposiciones pacíficas a las dictaduras, porque ellos no son válidos para aquellas que además cuentan con la tutoría estratégica y presencia militar extranjera –como la de Cuba en Venezuela- y encima con la complicidad de países de la región, lo cual también salpica a Obama y Kerry, porque ¿quien sabe en que estarían pensando para buscar esa reconciliación con el castrismo de manera tan descarada, políticamente a cambio de nada, dejando a Venezuela a la deriva?

No basta rezar, decía el cantautor Alí Primera, ícono chavista de la poesía revolucionaria –valga el término-, a lo cual le añadimos que tampoco basta con manifestar –bueno, Torrealba solo anuncia manifestaciones…-, y seguramente tampoco bastará con ganar unas elecciones parlamentarias. Si acaso se ganan y si acaso llegaran a efectuarse.

Mientras tanto se comenta que a la juez la quisieron enviar de cónsul a Chile, y que por allá le negaron el placer -que no el placet-; seguramente algún país promotor y tutor del celestinaje latinoamericano para el apoyo permanente al régimen se lo dará. Pero cuidado, que dentro de su propio país tal vez ella se sienta y esté segura, pero fuera de él quien sabe…porque la juez -perdonen el término tan fuera de lugar- debe saber muy bien lo que ella misma le auguraría a quien le hiciera a un inocente de su propia familia lo que su saña y mala leche le hicieron a Leopoldo. Y a todos nosotros.

Alguien del régimen entonces podría tomarse la molestia de enseñarle a vivir mirando siempre a sus espaldas, no vaya a ser que por saber demasiadas cosas, algún monstruo entre su propia gente se le materialice de verdad.

Anuncios

2 comentarios en “Bora, con B de Barreiros

  1. Excelente, para variar.Viendo los desastres robolucionarios, solo puedo pensar que España le debe mucho a Franco y Chile a Pinochet, que asumieron su papél de asesinos pero limpiaron sus países de una plaga peor.
    Para dar una idea de lo universalmente ruin del comunismo y similares, en Brasil, el PT, Lula y Dilma llevaron el país a una crisis que rebaja cada dia a esta potencia económica a un nivel de república de bananas. Se apoderaron de La PETROBRAS y crearon um sistema de corrupción para enriquecerse. El dólar, que recibieron a menos de dos reais, se cambia hoy a casi cuatro Rs por dólar, com una inflación creciente que en los últimos 12 meses llegó al 9,56% (hasta Julio.) Dilma presentó en estos dias un presupuesto deficitario por segunda vez consecutiva, escondió las deudas no honradas para maquillar los resultados econômicos y enfrenta demandas por incumplimiento hasta de la Caixa Económica Federal. No invirtió em mantenimiento de servicios, como la electriidad, cada vez mas cara y menos eficiente (tenemos apagones de horas). Aumenta los impuestos para manejar el rombo financiero, haciendonos pagar su ineficiencia a los ciudadanos, inmersos en la crisis que creó, pero su gobierno no hace ningún sarificio para reducir los gastos. Todo eso, aún estando bajo la amenaza de un impeachment y con las presiones populares en su contra.
    Afortunadamente, no consiguió la hegemonia del poder para llevarnos al caos y serán barridos em las próximas elecciones, si es que llegamos a esas.

  2. Justamente ése es el dilema que tu como especialista emocional valoras a plenitud, como es que nosotros gente pacífica, imperfecta pero normal en términos de convivencia y solidaridad, sentimos que esto no se resuelve con tarjetas de visita ni con manifiestos, sino con acciones algo diferentes a las que la misma democracia afortunadamente no tolera. Entrar a este quite con armas morales no parece práctico, pero de hacerlo de otra forma se corre el riesgo de darle alas y motivos mucho más sólidos a este odio generalizado que han generado estos chavistas. El resto del cuento lo sabemos, o ser derrotados manteniendo intacta la ética, o si acaso ganar a cuenta de ciertos valores humanos. A eso nos han llevado, y en eso consiste el callejón sin salida de la gente decente, algo muy diferente a la estrategia caprilista de la espera pacífica, luego de la cual no sabemos si habrá mañana,
    Gracias por comentar.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s