Chavismo para escépticos


Las lecturas de verano nos dejan una perla en el libro de Juan Eslava Galan titulado La segunda guerra mundial contada para escépticos que nos cuenta ese drama aportando una mirada psicológica de sus protagonistas basándose en un impresionante acopio de datos personales que ayudan a explicar aquella desgracia. Nada de estrategias ni largas descripciones de batallas pues, sino una directa mirada a los ojos de aquella gente.

Por ejemplo, al trazar el perfil de los personajes hitlerianos más relevantes nos conseguimos con estos datos que a continuación se trasncriben literalmente:

“- Göring, «sentimental con los suyos, pero totalmente insensible hacia el resto»… simpático, aficionado al lujo, a los trenes de juguete, a cazar ciervos y a la morfina. En una finca de 120 hectáreas en el Schorfheide, entre los lagos Döllnsee y Wuckersee, cerca de Berlín, que le regaló el estado prusiano, se hizo construir un pabellón de caza de estilo rústico…que en ampliaciones sucesivas se convirtió en un palacio desmesurado y francamente hortera…decorado con cuadros y obras de arte de grandes artistas que el insaciable dueño, más que coleccionar, acumulaba (saquaeba, agregamos)

– Goebbels, el único compinche de Hitler que podía alardear de sólida formación universitaria (doctor en letras), a la que sumaba una notable inteligencia…magnífico orador, y tan buen propagandista que sus discursos y mentiras todavía inspiran a los políticos modernos.

– Himmler, un perito agrónomo pálido, cegarruto y estrecho de pecho que antes de ingresar en el partido nazi había fracasado en la regencia de una granja avícola. Concibió la idea de mejorar la raza germana cruzando robustos sementales arios con rubias muchachas racialmente intachables…años después olvidó el ideal ario y se lio con su secretaria Hedwig Potthast, fea también pero morena y nada aria, a la que puso un piso cerca de Berchtesgaden

– Hess…serio como un ciprés, cejas frondosas y unidas sobre ojos hundidos en el fondo de sus cuencas, hipocondriaco, con estudios de comercio y economía…el psicólogo que lo trató tras su huida a Inglaterra lo clasificó como «psicópata esquizoide»

– Ribbentrop…antiguo comerciante de vinos, sin estudios superiores, pero guapo y apuesto. También sobradamente vanidoso: anteponía a su apellido un «von» al que por ley no tenía derecho. Hitler le encomendó el Ministerio de Exteriores, encandilado porque se defendía bien en francés e inglés, dado que otros méritos no se le conocieron y sus cualidades para la diplomacia eran nulas…Hitler le contagió su desprecio por la capacidad industrial de Estados Unidos («solo sirven para fabricar neveras eléctricas y hojas de afeitar»), lo que a la larga acarrearía la ruina de Alemania.

– Bormann, secretario personal de Hitler y administrador de su bolsa. Lo más parecido a un dóberman en aspecto y carácter. Competía con Himmler en servilismo hacia el jefe. Cursó estudios de perito agrícola que no llegó a concluir y en los tiempos de la República de Weimar destacó como camorrista de la patronal (hasta lo encarcelaron por asesinato)…el proyecto vital de Bormann incluía un harén en el que convivieran armónicamente sus mujeres.

– Rosenberg, un ingeniero báltico, espeso de ideas, aficionado al ocultismo y perito en teorías raciales pseudocientíficas. Era un pedante insufrible que quiso pasar por el filósofo del nazismo y para ello escribió El mito del siglo XX, libro algo confuso, pero no exento de páginas, en el que intenta sistematizar el pensamiento nazi. Leerlo no lo leyó nadie, pero algunos jerarcas destacados picotearon cortésmente el ejemplar dedicado que les envió. Hitler confesó piadosamente que le resultaba un tanto ininteligible y Goebbels, más caritativo, lo definió como «gargajo filosófico».

– Röhm, un hombre castrense desde la cuna…Hitler lo nombró comandante de las SA, las milicias del partido nazi, y le permitió que lo tuteara. Las SA crecieron monstruosamente hasta contar con cuatro millones de afiliados en 1934. Tanto poder en manos ajenas comenzó a preocupar a Hitler, mucho más cuando a Röhm se le subió a la cabeza y pretendió integrar al ejército alemán (Reichswehr) en sus filas. Este disparate, en el momento preciso en que Hitler se esforzaba en pasar por un político responsable ante la aristocrática casta militar, unido a que Röhm pretendía dar un sesgo socialista a la política alemana, despertó los recelos de Hitler, que decretó el asesinato de Röhm y su plana mayor en la purga conocida como «Noche de los Cuchillos Largos» (Nacht der langen Messer, del 30 de junio al 2 de julio de 1934). Para justificar la matanza, Hitler divulgó que las SA iban camino de convertirse en un cenáculo de homosexuales (Röhm lo era notoriamente)”

Entonces, ¿cómo no pensar en aquel Maduro Ministro de Relaciones Exteriores –aunque no hablara inglés ni francés-, en Barreto que se metió en el chavismo para comprarse un yate –lo dijo él-, en Varela experta en asuntos carcelarios mientras se enrolla con uno que otro pran, en la primera combatiente que mete mano a todo lo que se le pone por delante, en Diodado quien con sus alabanzas a Chávez era el más jalabolas de todas las FFAA, en Chirinos y el Ceresole cuales gurús del líder, en los técnicos Arreaza y Alí Rodríguez, los teóricos como Miquelena, los stumragitpro como Aristóbulo y el Sturmabteilung Bernal, el imitador goebeliano Jorge Rodríguez y su inepta hermana la cancillera Delcy la justiciera Ortega Díaz, la cellista Tibisay, el tesorero Merentes, los puteríos de la familia barinesa –padres, hijos y nietos- cual facsimil de las fiestitas de Eva Brawn, los ballets rosados en esas quintas rodeadas de escoltas, o los industriales y comerciantes del régimen –al estilo El Aissami?

Si a toda esta gentuza la retrocediésemos en el tiempo –con Chávez a la cabeza- para ponerla al frente de aquella Alemania, pues no habría desentonado en absoluto, porque en asuntos militares habría sido tan chapucera como Hitler, y tan cruel como esos nazis, quienes creyendo o no en esas ideas absurdas su misma naturaleza los impelía para entrar a saco y martirizar a los débiles. Es imposible no asociar el relato de Eslava Galán con las tropelías del chavismo para apoderarse de la riqueza nacional, las quintas de la boliburguesía en la Alta Florida y La Lagunita con su decoración y mobiliario de horteras, su comportamiento vulgar y soez en todo escenario interno e internacional, sus camisitas rojas y su ridícula pompa, sus discursos que apuntan al instinto bajero, y la megalomanía del Comandante en crear una América revolucionaria –con él al frente, claro está.

Podría decirse que comparar nuestros endógenos con aquella banda de criminales nazis que estuvo a punto de dominar a todo Occidente sería como honrarlos, pero si pensamos al revés veremos que no es así; porque si Hitler hubiese nacido en Libia pues sería un vulgar Ghedaffi, como hubiera sido un Saddam cualquiera de haber nacido en Irak –con guerras a Kwuait e Irán incluídas-, porque pareciera que al crearse el mundo, el mal que desde entonces existe se lo hubiera creado de un solo sopetón para luego irlo repartiendo grano a grano a través de los siglos, recogerlo, y vuelta a empezar.

Es el demonio de los religiosos, de quien no sabemos si nos perseguirá también en el más allá, pero que durante milenios nos ha venido confirmando su presencia terrenal con inquietante frecuencia; ahora pernocta en Venezuela, y uno, como ama esta tierra pues desea que ese mal se nos vaya más pronto que tarde, aunque ello implique que su traslado a otra parte será la infelicidad para otros pueblos.

Dilema de conciencia muy serio, pero que lo resolvemos pensando que dado que ese mal es inevitable, que al menos entre los pueblos nos repartamos las cargas en el tiempo .

Ya va siendo entonces hora de que se vayan de aquí, para amargarle la vida a otros.Y ellos lo saben.

Hermann Alvino

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s