Alphonse


untouchables

Muchos recordarán aquella memorable actuación de Robert de Niro en la película Los Intocables: allí el ítalo norteamericano representó a Alphonse Capone, mejor conocido como Al, jefe del grupo mafioso más importante de Chicago, con tentáculos que iban desde la Florida hasta California, en un país que impuso durante trece años la Ley Seca prohibiendo la manufactura, venta, y el transporte de bebidas alcohólicas.

Capone supo aprovechar esa circunstancia para convertirse en un maestro del contrabando de bebidas y materias primas, resolviendo tanto el problema de la logística del transporte a la frontera norteamericana, como el paso a su través y el transporte a los centros de recepción clandestinos para su distribución. Un proyecto de enorme alcance y complejidad que implicó el soborno masivo de las fuerzas policiales, jueces, jurados y sindicatos para tener mano suelta en aquel millonario negocio.

Dos momentos estelares tuvo aquella actuación del actor ceñida a hechos reales, el primero fue durante una cena de padrinos cuando con un bate de béisbol, Al descerebró sin pestañear a un comensal sospechoso de ser soplón y de arreglos fuera de lo acordado; el otro instante fue la reacción del Capone enjuiciado al saber que le habían cambiado el jurado previamente sobornado para juzgarlo por evasión fiscal, delito éste con el que pudieron sentarlo en el tribunal, dado lo difícil que era probar el resto por la complicidad institucional que generaban sus sobornos.

El fotograma del film relativo al protagonista con un bate en la mano inevitablemente hay que relacionarlo con nuestro mafioso local, que a veces carga también un bate, aunque su favorito sea el mazo –se anexan fotos-. Y aunque nuestro prócer chavista en gran parte carezca del buen gusto que Capone tenía por trajes y telas finas –la diferencia salta brutalmente a la vista- fácil nos lo puso para asociarlos, puesto que él también ha aprovechado la escasez local para controlar un inmenso volumen de negocios, que en el caso norteamericano se generó por una ley ridícula y mojigata, mientras que acá lo fue por las leyes económicas –valga el término- del régimen; y más facilito nos lo puso si relacionamos aquel financiamiento masivo de Alphonse a miles de funcionarios civiles y policiales para tener impunidad total, con el dineral que nuestro personaje -ahora dedicado al estrellato televisivo desde su propio programa y desde la web en http://www.conelmazodando.com.ve- utiliza para facilitar una enorme cantidad de actividades comerciales y empresariales, además obviamente de la importación de bienes de consumo y alimentos, y el tránsito interno más la exportación a cargo del bachaqueo controlado por la institución de la que él proviene, en la que se ha formado –valga nuevamente el término-, y a la que defiende y ceba con esas inquietantes aventuras cuyo objetivo es el mismo que las de aquel ítaloamericano: hacer muchísimo dinero rápidamente y a como diera lugar.

Por supuesto que esas actuaciones unidas a la impunidad derivada de la complicidad institucional indignan a todo venezolano decente. Pero incluso sin nada de eso, y aceptando que todo político tiene derecho a estructurar sus canales para difundir sus ideas, –asumiendo que lo haga con dinero legal y de acuerdo a la Ley- lo que ya es intolerable es el lenguaje soez que utiliza nuestro protagonista para referirse a todo, tanto a sus aliados como a sus adversarios, añadiendo insulto a la herida sin rubor. Como Al, pues.

Por tanto, al presidente de la Asamblea Nacional no se le debe relacionar con Chávez, sino con Alphonse; solo faltará ver el desenlace –que llegará seguro, más temprano que tarde- para poder ver la cara que pondrá cuando se percate de que su dinero ya no le podrá impedir ir a la cárcel…porque motivos para ello sobra, y bastará con poder probarle uno solo para que la democracia le cobre todo el daño que le ha hecho.

Hermann Alvino

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s