El general en su laberinto


No cabe duda que EEUU está en plena decadencia; fíjense que ese país desde que ganó la Segunda Guerra Mundial no da pie con bola –salvo el detalle de haber ganado la Guerra Fría, claro está-, puesto que primero pierde la guerra de Vietnam, luego les secuestran durante muchos meses a prácticamente todos los empleados de su embajada en Irán sin haber podido hacer nada para liberarlos; entonces optaron por dedicarse a operaciones menores para recuperar la autoestima, como secuestrar y apresar al dictador panameño Manuel Noriega, las operaciones de contrarrevolucionarios desde Honduras cruzando en la frontera de Nicaragua cuando la primera dictadura de Ortega, y una invasión a Granada –entre otras cosas-, lo que de paso sirvió como precalentamiento para invadir a Irak durante la primera Guerra del Golfo -con la que más o menos le salvaron el pellejo a Kuwait-, para rematar en la invasión de Afganistán y en la de Irak mismo -unas guerras que ni ganaron ni perdieron y que han creado un caos y una desestabilización digna de una actuación de los tres chiflados actuando de geoestrategas.

Para reafirmar esta decadencia recordemos que a lo largo de este medio siglo ni siquiera pudieron ablandar a la tiranía cubana, mucho menos sacarla del poder, lo que hace que haya mucha gente añorando aquella CIA que operaba en Chile para tumbar a Allende, o en Argentina para reforzar a las Juntas asesinas –dentro de Argentina por supuesto, porque fuera de ella se trataba de captar sus datos de inteligencia y pasárselos a los británicos cuando la Guerra de las Malvinas.

Pobre país entonces, donde sus generales se meten en política y ni siquiera llegan a disputar unas primarias presidenciales -como hizo Eisenhower, quien además llegó a la Presidencia. Y hasta fue reelecto.

Los tiempos han cambiado pues, y ahora el generalato gringo se dedica a tareas algo menores, y para confirmarlo está el análisis que Maduro hace del saqueo de San Félix -con la tragedia humana que supuso-… “Fíjense ustedes que el general John Kelly, comandante del Comando Sur de EE.UU., hace cuatro meses vaticinó que julio era el mes de la implosión social en Venezuela. Ustedes saben que un general del ejército de EE.UU. no vaticina, ordena, actúa, y la derecha maltrecha de Venezuela ejecuta”.

Llegamos así al llegadero: los generales del Pentágono de EEUU ahora solo son capaces de conspirar para solviantar los ánimos de un abasto en San Félix. Ya nos imaginamos a un cuatro o cinco estrellas de esos, vestido de civil y perdido en su laberinto de estantes vacíos del abasto donde levantará datos de inteligencia para la magna operación, unos estantes idénticos por la falta de bienes a vender, y que casi lo inducen a la locura por el temor a perderse en ese local maldito.

Lo dicho desde hace mucho tiempo pues: la oposición venezolana está sola en este asunto de sacar a los bárbaros del poder, aunque si esa caída en espiral vale para aquellos militares potentes y muy bien capacitados para su oficio, Maduro también podría ilustrar al país para lo que quedaron sus generales bolivarianos: para el bachaqueo y el contrabando.

Hermann Alvino

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s