Con solo mujeres


Hace casi medio siglo, un Caldera joven y bien parecido, en medio de una campaña dura y cuesta arriba contra el poder adeco de aquellos años 60, convocó al Nuevo Circo de Caracas a todas las mujeres deseosas de un cambio social y político para Venezuela. Aquel Caldera, quien ya era el mejor orador político de nuestra historia contemporánea –con el perdón de Jóvito Villalba-, sabía que ese acto femenino cambiaría por completo la historia electoral del país.

Y así fue: COPEI le ganó las elecciones a ese monstruo electoral que era AD, que seguía siendo inmenso incluso luego de la división del maestro Prieto y su MEP -que se llevó un tajo de 700 mil votos-. Con las mujeres lo llenamos, decía el afiche.

Pues sepa Tibisay Lucena que en la oposición venezolana al chavismo no solo hay un 40% de mujeres capaces de ser candidatas a la Asamblea Nacional, sino que incluso todas las candidaturas podrían ser abanderadas por nuestras mujeres, quienes durante 16 años han estado soportando estoicamente, y con una increíble fuerza interior, la pesadilla del chavismo. Una fuerza que les ha permitido salir adelante por encima de los lutos, de la escasez, de la violencia retórica machista del mismo Chávez, para rescatar esa dignidad de género que las jerarcas del chavismo han degradado hasta la podredumbre, con las vagabunderías de la primera combatiente Cilia, sus comadres juezas y fiscales, y por supuesto su amiguita Tibisay.

Solo con mujeres pues, la oposición sería capaz de presentar planchas a la Asamblea Nacional, pasándole por encima a ese escuálido 40% impuesto por Tibisay Lucena Ramírez, Rectora del Consejo Nacional Electoral, socióloga de nuestra UCV, de cuya fuerza histórica para la búsqueda de la verdad por lo visto ella no ha aprendido nada; porque no es culpa de la Facultad de Humanidades y Educación el que una de sus egresadas imponga un mínimo de 40% en las candidaturas a la AN después de haber convocado dichas elecciones y luego de haber convalidado el proceso de elecciones primarias de la MUD –un proceso chucuto por parte de la oposición, pero eso es otro asunto.

Al margen de la probable ilegalidad e inconstitucionalidad de la decisión –aunque no hay que esperar gran cosa del resultado de una eventual apelación-, cambiar las reglas de juego luego de haberlo comenzado es hacer trampa. Así de simple, aunque ésa es una palabra que no llama mucho la atención en un país que históricamente ha sido electoralmente pícaro y muy tramposo.

En cambio, la palabra prevaricación sí podría destaparle los oídos a más de uno, porque de eso se trata: de que Tibisay Lucena Ramírez ha prevaricado, esto es, ha tomado una decisión arbitraria dentro de un ámbito de competencia de la cual ella es responsable, a sabiendas de que dicha decisión  es injusta.

Las leyes tipifican este asunto como un delito, no solamente porque quien decide está al mando de un organismo y posee las atribuciones del caso, sino porque además sabe que sobre lo injusto de su actuación, esto es, existe dolo.

Por supuesto que los abogados serios conocen este asunto a la perfección, e incluso podrían ilustrar a sociólogos ignorantes no solo sobre ello, sino también sobre los casos en que la decisión es injusta sin que el funcionario lo haya considerado así –sea por desinformado o ignorante de sus atribuciones-, ensenándole que en esos casos, además de acusarle de prevaricación también se le puede imputar un delito de temeridad.

En otras palabras, aun suponiendo que la rectora haya actuado de buena fe, su decisión ha sido por lo menos temeraria. Y solo podemos esperar que si algún dia cambian las cosas se le pueda acusar de ambos delitos, porque de buena fe ella nunca ha dado síntoma alguno. Aunque seguramente se irá a vivir a Cuba, como todos sus compinches.

Y también por supuesto, al margen de la inconstitucionalidad o abuso del CNE, de la imposición de candidatos de la MUD -que eufemísticamente allí le llaman consenso- fue de lo que se aprovechó Lucena para esa decisión; porque si la MUD hubiera efectuado primarias en todos los circuitos con el aval del CNE, entonces ese mismo aval hubiera hecho imposible cambiar las reglas candidaturales.

Ahora a llorar al valle, gracias a los errores y a incompetencia estratégica de estos genios que dirigen a la oposición cuyo “consenso” ahora le ha estallado en las manos. A ver a quien quitan y a quien ponen.

Que quede entonces muy claro que el culpable de los abusos es el régimen, pero que también la MUD se lo pone fácil, y en cada lance con el régimen aparecen más debilidades estratégicas opositoras.

En todo caso, de ser necesario, con solo mujeres no solo se pueden ganar las elecciones parlamentarias, sino que hasta se podría enrumbar al país por el camino de la paz y la prosperidad.

Porque señores de la MUD, si los gallos comienzan a actuar como gallinas, no les extrañe que éstas tomen su lugar y actúen como los gallos. Recordemos el golpe estribillo oriental:

La gallina pica el plato porque no lo puede lamber

La mujer que quiere a dos, también puede querer a tres…

…y si puede ocupar un 40% de candidaturas, también puede llegar al 100%…

Si aquellas mujeres de hace casi cincuenta años dieron una inmensa contribución al salto cualitativo que dio el país con el primer gobierno de Caldera, a lo mejor las mujeres opositoras de hoy podrían ser el sacudón que hace falta para salir de tanto sopor consensual.

Y sobre Tibisay y el resto de la camarilla –la primera combatiente, la fiscal, la que fue hasta hace poco contralora, las juezas que prevarican cada día como Barreiros del caso de Leopoldo Lopez, las hijitas del barinés, y esas esposas de los jerarcas chavistas que han mostrado una infinita avidez por el dinero mal habido-, pues a todas ellas ya les llegará su momento.

Hermann Alvino

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s