Pobres y enfermos, pero salseros felices.


graficopobreza1

La oposición MUD y la oposición no-MUD no se han percatado que en Venezuela la gente es feliz, o al menos así lo dice, lo cual es un enorme obstáculo para conformar una sólida matriz de opinión pública adversa al régimen, y por tanto para ganar elecciones; porque hay que estar claros en que la única forma de ganarle al régimen es dándole una paliza en las mesas tan intensa como para compensar todas sus trácalas. Y ello solo será posible cuando gran parte del pueblo chavista patee al régimen.

Si un pueblo se siente feliz, al punto de colocar al país en el noveno lugar de la clasificación global (http://www.happyplanetindex.org/data/), entonces ¿qué derecho tenemos los opositores demócratas para que se sienta infeliz?; porque eso hasta sería un problema ético, ya que esos miles de venezolanos que sinceramente creen que su mundo es el mejor, junto a los que se autoengañan al tiempo que creen -o sienten- que al menos durante el tiempo que les queda de vida esto no tendrá remedio, pues merecen que se los deje en paz, como a esos paisanos tan felices de la Playa Culito, (https://goo.gl/1zX7b4), o los extasiados de los entierros de malandros (https://goo.gl/6BZiNT y  https://goo.gl/cRcc9D)

Pero cuidado, que esa felicidad no solo es escapista o epicúrea, al abordar de la misma forma sexo y muerte en esa vana búsqueda de la ausencia de dolor corporal, sino que tiene un lado oscuro, cual es la indiferencia ante el sufrimiento ajeno, lo cual puede verse en toda su crueldad en aquel video del camionero que perdió la vida en un accidente mientras transportaba harina de maíz, en el cual vimos como la gente saqueaba el cargamento, pasando sin problema alguno sobre el cuerpo del infortunado conductor (las imágenes fuertes están en https://goo.gl/Fo3Jd0)

Y por último, ¿existe en este planeta una comunidad con más autoestima que la de los habitantes del Consejo Comunal Culo e’Mono? (https://goo.gl/e8D8ji)

Pareciera ser entonces, que el problema que tiene la oposición es que aburre e incordia al ciudadano medio, por sacarlo de su sopor y romperle ese autoengaño que es el fundamento de una doble vida: no pensar en política, hacer la cola mientras se conversa con los que espían a los infiltrados que alude Maduro (http://goo.gl/YXKbQq), irse a casa y seguir con la rutina para intentar llegar a finales de mes, o a final del día, dada la inflación, o que lo puedan matar a uno en cualquier momento; y si pasa esos filtros, pues escaparse a la playa.

Por supuesto que algún día esos venezolanos felices sentirán un poco más de hambre, porque el estómago puede más que el cerebro, y porque este pueblo no pertenece a la estirpe de faquires, ni mucho menos tiene vocación contemplativa, pero también muchos de ellos sentirán que junto al hambre, algo raro pasa con su organismo, especialmente el 1% de la población, el cual se estima esté contagiado de SIDA –una mujer por cada dos varones-, al igual que se sentirán fatal las 5 o 6 mil personas que cada año son diagnosticadas con cáncer uterino, en virtud de que el Virus del Papiloma Humano está presente en el 70% de la población venezolana sexualmente activa, sin mencionar uretritis, pólipos, sífilis, gonorrea y toda la panoplia de enfermedades de transmisión sexual que emergen de inmediato en un país que no usa condón, ni lo consigue en abastos y farmacias cuando se le ocurre hacerlo; y estas incidencias ya graves lo son más cuando una de cada diez jóvenes entre 15 y 19 años da a luz anualmente (http://goo.gl/ba4cGq)

Será por tanto en ese instante, cuando esos templonazos del hambre y el inexplicable malestar se vuelvan estadísticamente más significativos de lo que ya son, cuando la oposición tendrá que darles esa explicación que ahora es rechazada: que Chávez y sus herederos nos hicieron a todos más pobres y más enfermos, y que esos reales destinados a promover las condiciones para salir de abajo, los jerarcas del régimen se los comieron, se los bebieron, se los gastaron en lujos y en puterío; y como seguramente querrán seguir la fiesta, pues quien tenga hambre o se enferme que se aguante, so pena de ser apaleado.

Y será en ese momento cuando cobre capital importancia el trabajo elaborado por la UCAB, UCV y USB titulado Análisis de Condiciones de Vida de la Población Venezolana 2014 (http://www.rectorado.usb.ve/vida/presentaciones), cual inmenso esfuerzo de compilación de nuestra realidad, puesto que allí está la fotografía actual del país en materia de Vivienda y Servicios, Alimentación, Salud, Índice de Vulnerabilidad Ciudadana ante las Amenazas Naturales, Vivienda y sus Servicios, Pensiones, Pobreza y Programas Sociales, Seguridad Personal, y Empleo, con una perspectiva que recuerda el premonitorio trabajo del IESA de 1984, El Caso Venezuela: una ilusión de armonía.

Por tanto, la MUD y la no-MUD ya tienen el trabajo hecho, puesto que estos atinados investigadores les han proporcionado el argumentario para que puedan articular oportunamente un discurso político coherente, creíble que despierte a unos de la siesta feliz y a otros le dote de una explicación de las razones de sus males.

Incluso con una sola frase se puede resumir todo: Chávez y sus herederos nos han hecho más pobres y más enfermos, no solo por el desempleo y la inflación, sino por su desamor al pueblo al dejarlo a la deriva en materia de salud.

El resto son números, a quien pueda interesarle: con el chavismo, los hogares con pobreza pasaron de ser el 45, 8% en el año 1998 al ser el 48,4% en 2014, esto es, 3.338.930 de hogares, correpondiendo 1.700.000 a pobreza extrema y 1.800.000 a pobreza no extrema.

Dicho sea de paso las definiciones de pobreza extrema y no extrema son muy sencillas: el Banco Mundial define pobreza extrema a quien tiene un ingreso diario menor a 1 $, pobreza moderada a quienes le ingresan menos de 2 $ diarios, y pobreza relativa a un ingreso menor del 50 % del ingreso promedio nacional. Por su parte, la CEPAL las define en función de las llamadas necesidades insatisfechas –agua educación, electricidad, salud, etc., siendo los pobres extremos aquellos con dos o más necesidades insatisfechas.

Y también de paso, para efectos de un argumentario frente a los apologetas internacionales del chavismo, quienes ahora se refugian diciendo que la captación de los  indicadores de calidad de vida y libertades políticas y económicas está a cargo de organizaciones internacionales financiadas por EEUU, la CIA, la UE, etc, o sea que por su aversión al chavismo amañan los datos, hay que recordarles que la CEPAL no es precisamente neoliberal, y que ésta indica que el número de hogares en condición de pobreza pasó de 25,4% en el 2013 al 32,1% en el 2014, siendo escandalosa la cifra de la indigencia, que aumentó del 7, 1% al 9,8%

Pero basta de números y abstracciones pues, y que la oposición se dedique solo a mostrar el gráfico anexo del mencionado estudio, y una sola frase: Chávez y sus herederos nos han hecho más pobres, y más enfermos.

El resto es ruido de tubos de escape, salsa a todo volúmen, y escapismo puro y duro. Y es a ese ruido al que hay que vencer.

Hermann Alvino

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s