Chávez, Podemos, y un montón más de tontos útiles.


El teniente coronel nunca tuvo perspectiva geoestratégica, pero ese ego enfermizo y de inmensa ignorancia y  ensalada ideológica indescifrable, al querer protagonizar episodios de alcance internacional, sometió a una Venezuela estructuralmente débil a los efectos  de esa temeridad -algo así como cuando Argentina quiso retomar las Malvinas-Flaklands.

Esa loquera chavista fue detectada de inmediato por Guyana, Brasil y Colombia, entre otros, vecinos siempre listos para aprovechar territorio, y riquezas del subsuelo y plataforma continental; y los efectos están a la vista.

Chávez, deseando una caja de resonancia para su ego, aplicó su estulticia a una diplomacia petrolera y palangre que conllevó a acuerdos petroleros golilla para los países de la región y más, luego de que Fidel -por su obvio interés en nuestro petróleo-, lo convenciera sobre su destino manifiesto. Esa patología se confirmaría en las relaciones con los tiranos de Siria, Irán, Irak, Libia, Bieorusia, Zimbabwe, Sudán, y Rusia.

Con relación a España, el barinés veía a Don Juan Carlos como el representante de aquel soberano a cuyas tropas derrotó Bolívar, en un engreimiento que hasta le permitía tutear al Rey. Las relativas buenas relaciones con Rodríguez Zapatero, José Blanco y Bono, nunca compensaron la brecha creada por el golpe Carmona que asomó presuntos vasos comunicantes con el gobierno de Aznar; un evento a partir del cual a la oposición democrática venezolana se le encasquetó para siempre el sambenito de golpista y fascista.

Con todo, la madre patria aún no era de importancia geoestratégica para Chávez…hasta que en Miraflores aparecieron para ofrecer sus servicios quienes a la postre fundarían Podemos, al igual que en su momento lo hicieron Ceresole, Ramonet, Dieterich, Chomsky, Meszaros, Woods, y todo vivián ñangara que olió dinero accesible, como además hicieron los actores Dany Glover, Sean Penn, y los directores Oliver Stone y Michael Moore, mientras que para Putin la intensa interacción chavista con Irán y Siria fue un  perfecto complemento perturbador en el frente Atlántico y Mediterráneo, al tiempo que Rusia inquietaba a Europa en el frente nororiental -Georgia, Ostetia, Ucrania.

Chávez aprovecha entonces el inesperado acercamiento de los españoles para disponer de una cabeza de playa en Europa, especulando que esos contactos algún día podrían ocupar posiciones relevantes, sea como gobierno o aliados de una coalición. Así él se convirtió en el tonto útil de Putin, y esos españoles en los tontos útiles del Comandante, quienes destinaron parte de los ingresos de sus asesorías en Latinoamérica a plataformas mediáticas, como La Tuerka, para que su partido tuviese opciones electorales reales.

Pero optimizar esas opciones implicará sumar parte el centro izquierda español abstencionista, pero indispensable para desplazar al PP del poder; y es aquí donde Podemos tiene un doble problema, porque por un lado esos votantes condenan lo que hace el chavismo en Venezuela, y por tanto también condenan ese apoyo incondicional podemista a nuestra dictadura -un apoyo además para el que retuercen argumentos para justificar posiciones indefendibles, como el no haber votado en el Parlamento Europeo la condena a la represión chavista-, y por otra parte el riesgo que corre dicho partido si modera ese apoyo al régimen venezolano para, justamente, ampliar ese potencial de voto, dado que ellos saben muy bien lo que el chavismo es capaz de hacer para destruir moralmente, cuando no físicamente, a personas y a organizaciones incómodas: ¡al fin y al cabo ellos también asesoraron al régimen en la estrategia comunicacional sobre Leopoldo López!

Por tanto, asumiendo incluso que la relación laboral de esos asesores españoles al gobierno venezolano se ajustó en todo momento a la Ley, el chavismo, si así lo considerase y para llamarlos al botón, hasta les podría montar una intensa campaña de desprestigio, incluso forjando documentos, para ponerlos en una situación legalmente delicada dentro de España. Así es como funciona esto, y todos lo sabemos.

Para evitar ese escenario a Podemos no le queda más remedio que seguir con ese doble discurso que apoya a los estudiantes, trabajadores y miles de españoles que protestan y manifiestan por sus reivindicaciones, mientras le niega solidaridad a nuestros estudiantes, obreros y millones venezolanos que reclaman empleo y libertad.

Los «académicos» de Podemos entonces, obligados a glorificar a un chavismo represor, inepto, y ladrón se han convertido en prisioneros de su propia temeridad, por calcular mal los riesgos, y por creerse más astutos que estos ñangaras latinoamericanos de liderazgo callejero uña en el rabo templado en entornos de pobreza revolucionaria muy distintos al simple activismo universitario; vemos además que su problema se agrava con los días, dado que ya todos en este planeta tienen datos fidedignos sobre la represión, la escasez crónica, los enfermos que mueren a decenas, los centenares de venezolanos asesinados semanalmente, y cómo Venezuela se ha ido sumando al grupo de países fallidos.

Eso todos lo saben y se inquietan, aunque cínicamente lo disimulen y se hagan los locos, como los países de UNASUR; y eso mismo es lo que preocupa a EEUU, por el narcotráfico y el lavado masivo de dinero, no solo destinado al buche de los jerarcas del régimen, sino también para las actividades terroristas de aquellos que con documentación falsa emitida por el chavismo puedan colarse en EEUU vía Canadá. Aunque este sobresalto gringo haya sido algo tardío y muy mal gestionado.

Pero curiosamente, en este año de múltiples elecciones en España, con todo y estar amarrados al destino del chavismo, esa sordidez de Podemos hasta le podria salir baratísima por tres razones: en primer lugar por la descarada corrupción del actual bipartidismo español, adobada por una insólita torpeza comunicacional del PP y el PSOE, que en cada round de declaraciones ellos mismos se restan votos, al reforzar la impresión de que no se está dispuesto a erradicarla de raíz, ni a condenar duramente sus protagonistas; en segundo lugar por los ajustes económicos sin anestesia del PP con el aval del PSOE, ajustes en parte de Perogrullo, pero también descaradamente presentados como asociados al neoliberalismo más salvaje, creando así una enorme masa de descontentos dispuestos a votar por cualquiera que les ofrezca esperanza, aunque esté basada en promesas imposibles de cumplir; y en tercer lugar por el voto de millones de jóvenes que han comprobado que estudiar ya no sirve para conseguir empleo digno, y que más vale ser cantante o futbolista mediocre, o chapucero toero para salir adelante; unos jóvenes que tienen la palabra “revolución” a flor de piel, tontos útiles también a quienes su bovina ignorancia, venida de una sociedad post franquista muy complaciente e irresponsable con los deberes cívicos más elementales, les impide  comprender a plenitud el significado que ese término tiene para la cúpula de Podemos, para Fidel, Ortega, el uruguayo Mujica, el brasileño Lula, o para aquel irresponsable chileno apellidado Allende  y para el Ché, aquel psicópata asesino cuya imagen está en las franelas con la que esos jóvenes se visten para realizar sus periódicas catarsis y botellones de calle.

Es lo que hay, dicen en España. Y si sucede lo peor, los demócratas venezolanos tendremos que hacer un enorme esfuerzo para no decirles: ¡ahora cálenselos, y resuelvan su entuerto!, por no habernos hecho caso en su momento.

.Hermann Alvino

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s