Mi reino por un parking.


Al final todo indica que Ricardo III de Inglaterra fue un buen gobernante con la mala suerte de morirse en plena batalla, con lo cual su dinastía salió del poder, para que los vencedores iniciasen una permanente campaña de desprestigio, incluso magnificándole la escoliosis que tenía y pintarlo como un tenebroso jorobado; y lo peor de todo, su legado fue visto durante los siglos siguientes a través del filtro que dejó Shakespeare en su homónima tragedia The Life and Death of King Richard the Third.

Quienes aprecian el teatro saben que al menos una vez en la vida hay que asistir a esa obra shakesperiana, al igual que los amantes del cine saben la importancia del film protagonizado por Pacino, Looking for Richard. Parece increíble, que pueblos bien informados y cultos durante siglos hayan aceptado esa versión, acrecentada, como muchas otros esterotipos, por las deformaciones de las producciones de Hollywood.

Al igual que hay corrientes históricas empeñadas en destruir la reputación de muchos reyes y gobernantes –que tampoco eran santos, sino hijos de sus respectivas épocas-, también hay quienes se dedican a pintarnos como buena gente, y como grandes personajes dedicados al bien de su prójimo, a asesinos, autócratas, prevaricadores, o violadores en serie -entre otras cosas- que gobernaron y desgraciaron a sus pueblos: el ejemplo fácil es el de Hitler, ahora inquietantemente alabado por muchos jóvenes incautos, europeos y norteamericanos; o Mao, Mussolini, Stalin, Perón, Fidel –aun vivo, aunque algo ectoplasmático-, Ho Chi Min, Kim 1 y Kim 2 –y de seguir así, también lo será el norcoreano Kim 3-, etc; y qué decir del Ché, o de los panas de Chávez, Ghedaffi, Assad y Saddam Hussein, de quienes el mismo barinés hablaba maravillas.

Al igual que ya existe una ola ñángara permanentemente dedicada a exaltar a Chávez, para ponerlo al lado de los grandes de la Historia –los buenos-, y que esa gente está en el poder en Venezuela, ha comprado casi todos los medios para vaciarlos de todo espíritu objetivo y crítico, y dispone de miles de millones de bolívares para acondicionar al pueblo con alabanzas al comandante, además de adoctrinar a los niños desde su mismo inicio escolar, pues habrá que pensar muy seriamente en cómo reponer las cosas en su justo lugar, no tanto sobre lo que se piense en otros países, sino internamente, para asegurar la salud mental de sus habitantes, y de alguna forma, recuperar la verdad.

Un buen inicio sería comparar la calidad de las palabras que Shakesperare ponía en boca de su odiado rey…Ya el invierno de nuestra desventura se ha rendido ante el glorioso estío, por este sol de York, y todas las nubes que rondaban amenazantes sobre nuestra casa, yacen sepultas en el profundas entrañas del Océanomi reino por un caballo…con las que el barinés acostumbraba a barruntar diariamente, por ejemplo cuando le preguntó a una doña en el Teresa Carreño…¿desde cuando estás preñá’?…o luego de perder el referendum del 2007..Fue una victoria de mierda y la nuestra una derrota de coraje…o la guinda del pastel en plena agonía… Si lo peor pasa, voten por Maduro.

Cuestión de glamour, pues, que da pie para que los cultores de las palabras del Comandante, entre quienes se cuentan gente “culta” europea, por ejemplo en Francia –el director de Le Monde Diplomatique– o en España –toda la dirección política y las bases de Podemos- recuerden que los huesos de Ricardo III fueron recuperados después de más de cinco siglos escavando un estacionamiento en Leicester.

Quién sabe donde encontrarán los huesos del barinés dentro de cinco siglos, con lo cuidados que están los parkings caraqueños, nunca darían con ellos. Mejor así. Al olvido.

Hermann Alvino

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s