Unidad política, y propuestas para gobernar.


Puede que a muchos no les guste tomar nota de que con el nuevo coordinador de la MUD no ha habido oposición, en contraste con lo que él pregonaba sobre la necesidad de intensificar la cercanía con la gente.

Si esa envolvente social existe, pues es un activismo muy silencioso, porque con todas las críticas sobre aquel frustrado diálogo, del cual Aveledo fue un digno pararrayos, al menos la MUD tenía una gran presencia mediática, y estaba a pocos centímetros de los voceros del régimen, cosa que al menos servía para captar a fondo toda su mala fe.

En cambio, ahora no hay presencia alguna, ni en los medios, ni en la red, ni en la calle, que ahora es territorio de espontáneos y desesperados a quienes esa (des)coordinada oposición ya no podrá captar, dado el estruendoso silencio que la MUD ha mantenido durante estos meses, durante los cuales ha habido sucesos tan graves como crímenes políticos, debacle de los precios petroleros, designación del comité para evaluar candidaturas al CNE, o el proceso de renovación de las máximas autoridades judiciales.

Un silencio inexplicable entonces –o quizás no…- que bien podría haberse cambiado por una acción política destinada a recuperar parte de ese 20% de gente que políticamente no se identifica con nadie, y que percibe un inquietante desapego entre las organizaciones mejor posicionadas en las encuestas -PJ, VP, y UNT-, así como entre dirigentes como Capriles, María Corina y López.

En otras palabras, ausencia de unidad, partidos por un lado, y esos tres mosqueteros por otro; y cada uno en lo suyo, además, dentro de una dinámica evidentemente huérfana de propuestas específicas de gobierno, y de una agenda integral de gobernanza.

¿Cómo entonces se puede pretender el ganarse al país opositor, y además captar a los arrepentidos del régimen, si por un lado no hay crítica contundente y organizada, y por otro tampoco hay propuestas capaces, no solo de sembrar la esperanza para reaccionar, sino de probar que somos mejores que quienes nos han arruinado como sociedad?

Apartando los partidos tradicionales, ya convertidos en un ectoplasma estadísticamente insignificante, lo que deberían hacer esas tres organizaciones opositoras que muestran potencial de crecimiento -si es que desean que el país las vea coordinando un proyecto político unitario- es darle un viraje a la MUD, cambiando de coordinador y de agenda de trabajo, porque de seguir así, lo más probable es que ellas también terminen salpicándose con la indiferencia que esa organización ya provoca en el ciudadano.

…a menos que cada partido y mosquetero quiera actuar por cuenta y riesgo propio; de ser así, pues que lo digan de una vez; pero que también sepan que divididos nunca ganarán, y que la implosión de la MUD ha dejado el escenario servido para repetir un acuerdo de igual trascendencia como el de Punto Fijo.

Mosca pues: porque si no se ponen de acuerdo, saldrán otros que los desplazarán, y lo harán con esos mismos instrumentos que hace algo más de cinco décadas fueron exitosos: unidad política, y propuestas para gobernar; dos aspectos que parecen desdeñar quienes actualmente están bien posicionados en las encuestas.

Cuidado pues, no vaya a ser que sus mismas organizaciones los cambien por otra gente que sí cree en esas dos componentes, imbatibles cuando van juntas, inútiles si se las separa, y nefastas si se las desprecia.

Porque, a este país no lo salva nadie, solito y sin ideas. Pero eso ya eso lo sabemos.

¿O no?.

Hermann Alvino

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s