Cosas de la madre patria (III): Los chavistas españoles.


1414865510_731502_1414881567_sumario_normal– Si un venezolano más o menos desinformado de la actualidad española, aterrizara hoy allí, notará que el partido gobernante tiene mayoría parlamentaria absoluta, y con ello una sólida estabilidad de gobierno; aunque también le parecerá que en ese foro, el debate es estéril, puesto que el oficialismo aprueba solo que le conviene, y muchas veces, como en sus recientes episodios de corrupción, de partida niega el debate, porque después de todo, la agenda parlamentaria también depende de su mayoría.

– Puede que él piense que negar el debate, o incorporar las enmiendas que otras fuerzas parlamentarias proponen a las leyes, se deba a que éstas son insensatas, porque en general, la actual oposición no tiene buenas ideas; pero nuestro paisano también notará que cuando el Presidente de Gobierno se presenta ante el país, no tolera preguntas, y que algunas de sus apariciones ni siquiera han sido presenciales, sino a través de un circuito cerrado de televisión. A distancia.

– Nuestro amigo entonces comenzará a mosquearse: él viene de un país cuya Asamblea Nacional también está sujeta a lo que a la mayoría oficialista le venga en gana, aprobando solo lo que les conviene a ellos; y dentro de ese mosqueo, cuando comprueba el desdén del Presidente de Gobierno hacia los periodistas, casi recuerda con cierta benevolencia aquel bochorno ajeno que sentía en las ruedas de prensa en la que literalmente volaban insultos y burlas del extinto barinés hacia a los periodistas incómodos, que intentaban cumplir honradamente con su trabajo, en una literal lidia cuerpo a cuerpo. No a distancia.

– Al consultar los medios de comunicación, notará que, excepto una, todas las televisoras privadas españolas son benévolas con el gobierno, anotando con inquietud que incluso esa excepción pertenece a una de las dos corporaciones dominantes; lo mismo apreciará en la radio, salpicada además por una inesperada mediocridad periodística e infantilismo argumental. Aprenderá además que el debate se escora más a criticar la vida personal de las personas que a sus ideas, y que cuando los argumentos a favor del partido gobernante no tienen asidero sólido, entonces aflorarán dos estereotipos para callar a los opositores: “y tu más”, y “la herencia recibida”.

– La alarma de nuestro paisano crecerá al recordar que eso mismo ha sido utilizado por el chavismo criollo durante quince años -la herencia de la cuarta república-, al igual que utiliza  el “y tu más” cuando quiere tapar las vergüenzas y desmanes de sus jerarcas.

– Intentando descansar de la propaganda hiperquinética de los medios audiovisuales privados, se refugiará en los medios públicos nacionales y regionales, para notar que muchas noticias de importancia, que algún televidente pensante podría asociarlas a una mala gestión gubernamental, simplemente no se reseñan, no existen… como en Venezolana de Televisión, dirá él. Y cuando consulta la prensa, comprobará que no hay periódicos impresos realmente opositores, chocándole además la artificial y rebuscada zalamería de dos de ellos -de alcance nacional- hacia el partido gobernante, lo que a su vez le recordará el diario El Universal.

– Al querer ampliar su horizonte informativo, comprará la prensa regional, o sintonizará una que otra televisora regional, para así saltar de su asiento al enterarse de que en la provincia gallega de Lugo, los dirigentes del partido de gobierno local –que es el mismo que a nivel nacional– llevaron a votar a varios enfermos de Alzheimer, y mientras éstos seguían obviamente encerrados en su propio mundo, esos dirigentes depositaban por ellos las papeletas de votación en la urna, lo cual hizo que nuestro compatriota rememorase las arreadas electorales chavistas durante las presidenciales de Chávez y Maduro, para luego concluir que en materia electoral, esos gallegos fueron realmente innovadores.

– Como nuestro paisano es un profesional universitario con un alto grado de cultura, aprovechará la visita a España para conocer la principal universidad capitalina, dentro de cuyas instalaciones verá instalada la policía, recientemente ubicada allí, pero no para la seguridad de esa comunidad, sino, para controlar de raíz, cualquier manifestación más o menos importante contra el gobierno, en virtud de que ahora la gente protesta con creciente frecuencia, estando, como siempre los estudiantes y profesores en primera línea.

– Le llamará la atención el grado de represión hacia los manifestantes, los ojos reventados por pelotas de goma y las cabezas rotas a planazo limpio, la gran cantidad de detenidos y la severidad de las multas y penas, que incluso sobrepasan las de ciertos delitos de sangre. Esa brutalidad policial, a su vez la asociará con las ilegales devoluciones en caliente de indocumentados que cruzan la frontera española, y se preguntará si se equivocó de país, y si en vez de haber aterrizado en una democracia europea, el azar que implica viajar en la línea aérea venezolana lo ha llevado a Nicaragua, cuyo gobierno reprime tan duramente como Maduro, reventando todo lo que se mueva, mientras captura manifestantes para seguirlos apaleando una vez recluidos.

– Luego de comprobar que efectivamente está en España, entonces le surge la duda de si en esa tierra ha habido recientemente elecciones, y si los chavistas españoles han llegado al poder sin que él se hubiera enterado; pero alguien le confirma que todavía falta mucho para las elecciones, y que el partido de gobierno no es otro que el Partido Popular.

– Este dato sumirá a nuestro amigo en una transitoria confusión, al percibir las similitudes entre gobernantes comunistas venezolanos y gobernantes neoliberales españoles; porque ambos abusan de su poder, mienten, manipulan, roban, y reprimen, con tal y mantenerse en el poder a como dé lugar. Por otra parte, la escasez de bienes y servicios generada por los comunistas criollos, equivale a la incapacidad para adquirirlos por parte de los millones de españoles condenados a la pobreza por los neoliberales españoles.

– A nuestro viajero entonces, para resolver esa confusión que nace de las similitudes en el abordaje político de gobernantes en apariencia tan diversos, no le quedará más remedio que concluir que se puede ser chavista de muchas formas, y que el PP español ha conseguido una original modalidad para ello.

– También le informaron que en España, dado el desaguisado de los partidos claves del sistema, ahora hay una organización emergente que probablemente ganará las elecciones, y que expresamente ha manifestado su admiración por los Comandantes. (Fidel y Chávez, claro está). De ser así, pensará él estos años de chavismo político de facto, le habrán servido a todos los españoles como un buen entrenamiento para asimilar a plenitud lo que se les viene encima, porque siempre se podrá estar peor.

– O a lo mejor no será así, y nacerá un nuevo ciclo político para bien de todos. Quien sabe; mientras tanto, él se alegrará de volver a Venezuela, porque después de todo, de acuerdo a la New Economics Foundation (http://www.happyplanetindex.org), allá el índice de felicidad ubica al país en el puesto 9 de 151 con 56.9, mientras que España queda algo lejos, en el puesto 62, con un valor de 44.1…

– Pero con tantas mentiras de gobernantes, gente, y organizaciones, tampoco es como para que él se crea ese cuento. Mejor dormir durante el viaje de vuelta, preparándose para tragar saliva frente al funcionario de inmigración de acento cubano.

Hermann Alvino

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s