Cosas de la madre patria (II): Softpower


141233619_7ea4818088_o– Hace pocos días, el ambiente literario español vivió un episodio preocupante, cual fue la negativa de la Editorial Crítica, del Grupo Planeta, a publicar el libro El cura y los mandarines, del periodista.

– El frenazo final, luego de haber pasado cada etapa de producción, fue porque el autor no aceptó la imposición de la editorial para “purgar” once páginas del libro, referidas a la carrera profesional de quien hasta el 2010 estuvo al frente de la La Real Academia Española –la RAE–, así como la de otros dos académicos de la lengua.

– Gregorio Morán es un exmilitante del Partido Comunista Español, con una visión punzante de la sociedad española, reflejada semanalmente en el diario La Vanguardia, y este libro es un repaso de las relaciones entre la política y la cultura de España durante el período 1962 a 1996, esto es, parte de la dictadura, transición y democracia.

– El libro será publicado sin cambios por la editorial Akal; pero este episodio, poco reseñado por el ambiente mediático español, es inquietante, porque si bien aparenta ser un simple contencioso entre dos entes privados -editorial y autor, que al diferir sobre sus respectivos objetivos, deciden romper su relación comercial-, el asunto transciende ese ámbito, si consideramos que ese grupo editorial muy importante en toda hispanoamérica, casualmente es el mismo que publicó, a través de una de sus empresas –Espasa Libros–, la más reciente edición del Diccionario de la Lengua Española de la RAE –la cual es una entidad pública–; y casualmente además, también publicó la edición anterior, en esa oportunidad durante el mandato del personaje por el que se ha originado este lío –Víctor García de la Concha–, ahora al frente del Instituto Cervantes, otro ente público, cuya presencia e importancia en todo el mundo de habla hispana también es obvia.

– Se trata entonces de un triángulo, en cuyos vértices tenemos una editorial, una importantísima entidad pública, y un autor cuyo libro ha sido censurado por tocar asuntos sensibles sobre un cliente importante de la editorial, lo cual hace sospechar de inmediato la influencia del poder establecido sobre la libertad de expresión, que en este caso ha conllevado a la editorial a percibir un conflicto de interés entre su legítimo negocio y la también legítima libertad de expresión de un autor, optando por resolverlo de forma poco elegante, por decir lo menos.

– Otro ejemplo que despierta sospechas, ya fuera de lo literario y en lo netamente político,  son las trabas que el gobierno español ha puesto para la difusión del informe Exclusión y desarrollo social en España 2014, de Cáritas –que no es precisamente una organización de izquierda–, evidenciando la horrible situación socioeconómica del país, a causa de la política neoliberal –del Partido Popular– y sus nefastos efectos generacionales.

– Y nosotros nos quejamos del ya endógeno diario El Universal, que censura a los periodistas críticos del régimen venezolano; lo desagradable es que en Venezuela ello es posible porque estamos en una dictadura de facto, cuyo hardpower es capaz de enviar sicarios a los periodistas más díscolos, mientras que en España, en teoría una democracia europea, el softpower es el instrumento perfecto para moldear la voluntad de quienes prefieren el simple lucro, en vez de tener que lidiar con las molestias que implica defender la libertad de pensamiento y expresión, o para esconder elegantemente bajo la alfombra, las vergüenzas de su neoliberalismo.

– Sí, a veces hay cosas que indican que España es nuestra madre patria, porque hasta los chavistas, aunque a lo bestia, han heredado esas artimañas para escamotear la verdad.

Hermann Alvino

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s