Cosas de la madre patria (I): el derrumbe.


31– Ya son globalmente notorios los escándalos de corrupción española debido al latrocinio de su clase política; ahora el barranco le toca al gobernante Partido Popular, luego de décadas insistiendo sobre lo tracalero e inepto que  es el PSOE, que la derecha administra mejor, y que sus dirigentes son honrados, mientras que la realidad iba probando que ambos partidos se parecen mucho, y que caen sin rubor alguno en las mismas tentaciones.

– Con la masiva redada de alcaldes del PP, el dinero negro a directores de bancos que provocaron la mayor crisis financiera del país, o con tantos militantes imputados por trácalas varias, casi que habría que catalogar al PP como una asociación para delinquir e  ilegalizarla, si se considera el permanente financiamiento negro, la manipulación judicial para que salten las prescripciones, el traslado de jueces incómodos, y la ubicuidad de la red de conseguidores, exsecretarios nacionales, de finanzas, banqueros afines, diputados, senadores, presidentes de comunidades autónomas, directores en entidades públicas, cuñados, cóyugues, y decenas de familiares, como testaferros cómplices de todo el tinglado.

Todo el Estado está contaminado, pues, para que a la herida social del neoliberalismo sin medida aplicado por gobernantes mediocres, ahora se le añada el insulto de tanto lambusio. Son demasiados episodios, con un enorme costo por sobreprecio y malversación para el país, por la adjudicación a dedo, en medio de fiestecillas que satisfacían hasta los vicios más rebuscados, de obras, contratos de recolección de basura, liberación de parques protegidos para la cacería, y hasta chanchullos en la organización de la visita papal.

Todo está podrido, incluso en Cataluña, autodefinida como diferente, donde el gobernante partido CIU, nacionalista y de derecha, también se derrumba, al saberse que a su fundador, quien gobernó la comunidad muchos años, se le acusa de fraude fiscal, y de un intenso tráfico de influencias que benefició a empresas de su esposa e hijos.

– Durísima será entonces la debacle de estos partidos, que han vivido el típico ciclo de la generación de cuarentones que se ancla al poder por dos décadas, devora el potencial relevo, descuida la formación y los valores éticos, y al final no deja nada; lo cual se sigue notando en el mismo PSOE, que luego del ciclo de Rodríguez Zapatero, aun intenta reconstruir un liderazgo coherente, mientras persiste el lastre de su corrupción en la comunidad autónoma de Andalucía, donde aun gobierna.

– Cuando eso pasa, se supone que hay que recomponerse cruzando el desierto de la oposición; el problema es cuando ello afecta simultáneamente a los partidos clave del sistema, como sucedió con AD y a COPEI, todo se viene abajo; por ello, con un PP en caída libre, y un PSOE a medio hacer, España podría vivir un derrumbe sistémico similar al venezolano, catapultando al poder no solo a los amigos españoles de Chávez -Podemos-, sino a una variadísima fauna política que traería una preocupante inestabilidad institucional, por el impredecible y heterogéneo cruce de alianzas que ocurrirá.

– Para prevenir esa inestabilidad, los españoles tienen entonces un dilema: o seguir votando con un pañuelo bajo la nariz por quienes aparentemente no tienen remedio, o votar masivamente por un fuerza distinta, sea Podemos, Izquierda Unida, o UpyD.

– Complicado asunto, pues, cuando una sociedad se toma a la ligera la democracia, avalando el relajo del que sale calderilla para todos, que nos recuerda aquella Venezuela que votó por CAP, y luego lo reeligió. ¿Y ahora?

Hermann Alvino

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s