El espejo tunecino.


Venus y cupido [50%]– Medio mundo pendiente de las elecciones brasileñas y uruguayas, mientras que en Túnez se realizaban las que realmente le podían interesar a la oposición venezolana, para comprobar que si no se hacen las cosas correctamente durante los primeros años postdictadura, quienes tiranizaron y torturaron vuelven al poder.

– En Túnez ha ganado el partido Nidaa Tunis, secular, de centro, si cabe el término, dadas sus propuestas genéricas, que representa al régimen de Ben Alí, hoy exilado en Arabia Saudita, quien gobernó casi 25 años, con un régimen muy duro, y muy corrupto.

– El partido de gobierno postductadura Ennahda, de corte islamista, claramente no supo cambiar la mentalidad del país, que en general piensa que “Los políticos de ahora son una banda de ladrones y corruptos…Ben Ali también robaba, pero él era un ladrón de ladrones; nunca robó al pueblo”…unas frases que acá conocemos bien…

– De los estudios del Pew Research Center se desprende que el 51% de los tunecinos cree que el país está peor que antes, y la deteriorada situación económica provoca manifestaciones donde se grita “Ben Ali, nos hemos equivocado, vuelve pronto”; y mal andas las cosas por allá, cuando solo un sólo el 48% prefiere la democracia a otro tipo de gobierno, y un 59% desea que le gobierne un líder fuerte.

– El lavado mental al que sometieron la población durante un cuarto de siglo, más la torpeza de quienes dirigen la transición, ha consolidado el mito de que con Ali se vivía mejor, sin recordar, claro está, que para cualquier trámite había que pasar por el peaje que imponía el partido de gobierno, ni que si se disentía fuera de cierto límite, se iba a la cárcel a ser torturado, o que sus jerarcas se enriquecían groseramente robando a mansalva.

– Con la caída de aquel régimen se esperaba un nuevo marco legal que hiciera justicia; que al menos les hiciera rendir cuentas por sus delitos de corrupción y contra la humanidad y los inhabilitara políticamente, lo cual se hizo, pero con tal laxitud que las penas reales fueron mínimas, y los jerarcas del pasado se han presentado a las elecciones sin problema. Y las han ganado.

– Todo esto es demasiado familiar, porque la omnipresencia de un Chávez que aparentaba no robar al pueblo sino a los ricos, y la creencia, no solo de que con él se vivía mejor que ahora, sino que incluso se vivía bien, serán componentes básicos del mapa mental venezolano por muchos años, dada  la labor adoctrinadora del régimen en las escuelas.

– Por tanto, quien gobierne inmediatamente después que estos caigan –y caerán, algún día- debe saber que no solo tendrá que lidiar con esos mitos mediante una política económica que abra rápidamente posibilidades para prosperar, sino que también deberá apartar las tentaciones de hermandad y reconciliación antes de hacer justicia, haciéndoles pagar, no solo mediante juicios justos y penas proporcionales todo el daño que le han hecho a varias generaciones de venezolanos, sino mostrando al país el alcance de sus actos personales, su crueldad y mala fe, y su desprecio hacia sus paisanos, en un intento de (re)equilibrar la historia patria deformada por los ideólogos de este régimen.

– Que sepan que todo eso habrá que hacerlo, de lo contrario de nada servirá defenestrarlos del poder, porque al rato volverían, dada la inevitable volubilidad popular.

– Que vayan preparando ideas y propuestas, entonces, y tenerlas a punto para cuando toque.

Hermann Alvino        

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s