El Chavismo según Cervantes


Cuando recordamos las cachetadas que Iris Varela, abusando de su poder, le propinaba a un entrevistador en transmisión directa de televisión, no podemos menos que asombrarnos al saber que ella ahora es ministro, y además encargada de sanear las cárceles.
Cuando recordamos a Soto Rojas, presidente de la Asamblea Nacional, llamando a resistir con yuca y casabe la fantasiosa invasión del enemigo yanqui pasando por alto el detalle de que la invasión ya ha ocurrido y es cubana, no podemos menos que indignarnos al comprobar la complicidad de los diputados chavistas para traicionar su patria y entregar muchos instrumentos de poder real a una potencia extranjera.
Cuando analizamos en detalle la organización electoral a cargo de Sobella Mejías con tantas zonas oscuras en los procesos y equipos de registro de votantes, máquinas de votación, o software totalizador, no podemos menos que preguntarnos si será inútil todo el esfuerzo unitario en derrotar electoralmente al régimen.
Cuando recordamos que la sonrisita despectiva de Mario Silva, mientras relataba la masacre del Puente Llaguno, es la misma que tenía hace unos días mientras presentaba en su programa de televisión las grabaciones de los pinchazos telefónicos de las conversaciones de Oswaldo Alvarez Paz, no podemos menos que horrorizarnos al pensar en la muerte ética del chavismo. En otro país ya estaría preso, porque pinchar teléfonos sin orden judicial –y siempre que la Ley lo prevea- es ilegal, más los agravantes de difusión pública y a través de la televisión del Estado. Presos irían los directivos del canal, y tal vez el ministro respectivo. En esta materia el caso Murdock que aun está en desarrollo es la mejor referencia para las sociedades civilizadas.
Cuando recordamos a un ministro de Defensa mientras asistía uniformado a unos trabajitos esotéricos, a otro eructándole al país, o veíamos incrédulos las recientes declaraciones de otro ministro de Defensa poniéndonos en guardia por si el resultado electoral les fuese adverso, no podemos menos que desconfiar de las Fuerzas Armadas.
Cuando recordamos las actuaciones durante esta década de algunos jueces, la composición de la Corte Suprema, o las actuaciones de la Fiscalía, no podemos menos que rezar para no caer en ese diabólico sistema de justicia.
Cuando vemos la ruina de PDVSA en manos de Rafael Ramírez comprometiendo por décadas la producción y el poder de negociación del petróleo, que es lo único que permite que el país coma y pueda disponer de un mínimo de instrumentos para la vida civilizada, no podemos menos que rozar la desesperanza que da la sospecha de que no habrá prosperidad real al menos durante una generación.
Poder Ejecutivo, Legislativo, Electoral, Comunicacional, Militar, Judicial actuando políticamente y al servicio del régimen, careciendo del equilibrio mental adecuado para gobernar en función de un bien común consensuado por todos, y consolidando un profundo desorden administrativo y procedimental que hará dificilísima la corrección de rumbo cuando se vayan para siempre.
Releer a Cervantes nunca ha sido un viaje a través del tiempo sino un permanente paseo por la actualidad a la luz de sus reflexiones. Una de ellas sirve a la perfección para definir este régimen y sus personajes: “Cada uno es como Dios lo hizo, y aún peor muchas veces.” Ellos ya eran de lo peor, y en esta década han profundizado en su mala fe, en su ignorancia, y en sus abusos, para calvario del país. Y en cobardía, puesto que a medida que se acerca la definición del candidato de la unidad, y los números ya no cuadran, ellos comienzan a presentarse como víctimas de una conspiración imperial. Afortunadamente para los incautos –aun los hay- está Chávez aclarando conceptos luego de cada aterrizaje post-quimio con su agresividad y odio de siempre.
Hay que ganarle, y para ello hay que escoger inteligentemente el candidato de la unidad. Y ya va siendo hora de hablar sobre ello.
Hermann Alvino

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s